miércoles, 31 de marzo de 2010

El partidazo Arsenal 2 Barcelona 2

Fue un juego eléctrico protagonizado por dos equipos que van para adelante, que arriesgan, que tratan bien la pelota, que creen en la formación de los futbolistas desde las canteras. Todo lo que me gusta del fútbol estuvo en el Emirates de Londres con un Barcelona que pudo haberse retirado a los vestuarios luego del primer tiempo con media docena en su haber y ahí se acababa la historia. No fue así porque el meta Almunia y el centavo para el peso en las puntadas finales, sobre todo a cargo de Ibrahimovic, determinó el 0 - 0 de la primera mitad del partido.
En términos generales, Barcelona fue más y ratificó, primero, que es el equipo que mejor espectáculo futbolístico ofrece al planeta y segundo, que precisamente se trata de un equipo que basa su fortaleza en la propuesta colectiva cuando tiene el balón y cuando debe empeñarse en recuperarlo, y que nada tiene que ver con una "Messi dependencia" como quieren demostrar los deslumbrados por las últimas actuaciones del 10 aspirante a suceder en el trono a Diego Armando Maradona (hoy Messi tuvo una actuación muy discreta en la medida en que los rivales supieron rodearlo e impedirle los metros suficientes para un desempeño de los que suele exponer).
Con un Fabregas algo ensombrecido esta noche, al Arsenal le costó una barbaridad enhebrar circuitos con balón dominado desde atrás, cosa que pudo hacer muy pocas veces, entre ellas la vertiginosa llegada de Walcot, que definió sin dubitar en el gol que puso a los dueños de casa a puerta del empate.
Al francés Arsene Wenger le llaman "ladrón" porque se ha robado jugadores entre los 15 y 18 años de distintas latitudes para meterlos en un régimen de formación que le permiten a los "gunners", valores que terminan brillando muy jovenes como para confirmar que cuando se trabaja desde muy temprano, la calidad de la producción de un equipo y la preservación ininterrumpida de su continuidad y su identidad, está garantizada.
Fue un espectáculo de precisión, velocidad y hambre de gol especialmente expuesto por los de Guardiola. Un partido con la reciedumbre y la fortaleza mental con las que siempre saltan al campo los ingleses. Un partidazo memorable, lleno de europeos, africanos y sudamericanos, como para confirmar que el fútbol es una sociedad plurinacional en la que talento y disciplina son las claves que hacen del fútbol un arte plástico.

El mejor Alcalde en la historia de La Paz

Insto a quienes viven de la mezquindad y la estrechez de miras, a observar la ciudad de La Paz con detenimiento y objetividad. Juan del Granado ha hecho dos extraordinarias gestiones al frente del municipio paceño, la primera para sanear la institucionalidad y la segunda para transformarla urbanisticamente, desde "Revive el centro" hasta los "Barrios de verdad".
Por eso, mi voto en estas elecciones municipales del domingo 4 de abril es para el Alcalde saliente. Una lástima que haya decidido no ir a la reelección que seguro la ganaba y con ventaja. Quienes lo sucedan en el cargo, tengan la ubicuidad necesaria por continuar llevando a la ciudad más boliviana de todas, por la misma senda en este nuevo tiempo para el país.

Las fórmulas perfectas para perder elecciones

1.Atacar por todo y por nada al adversario, peor si lleva sobre sus hombros un conjunto de logros de gestión visibles e incuestionables.
2. "MIRizar" el acuerdo político, es decir aliarse con los verdugos, persecutores y detractores de ayer: El ex senador Villavicencio, partícipe de los hechos de la Masácre de El Porvenir, Pando. Personajillos de la Unión Juvenil Cruceñista. Jessica Jordan, componente del aparato mediático farandulero de promociones Gloria, entidad al servicio de las clases dominantes y de personajes de extrema derecha de Santa Cruz de la Sierra.
3. Pretender transferencia de voto. Creer, que en todos los casos, la participación de Evo Morales le permitirá al candidato beneficiado con su bendición, captar el mismo caudal de votos que el reelegido presidente.
4. Atacar y proponer poco. Amenazar y dar ultimatums en sentido de que "si no ganan mis candidatos, no trabajaré con los otros". Algo así como me paso por el forro la voluntad de la mayoría, esa que precisamente le ha dado legitimidad al MAS con el 65 por ciento de los votos en el territorio nacional el pasado diciembre.
En conclusión, el partido gobernante ha equivocado la estrategia electoral en gran parte de las regiones y esto puede dar lugar a que los resultados reestablezcan los equilibrios y los contrapesos que cualquier sistema plural necesita para que la concentración del poder no conduzca a decepcionantes y desalentadoras desfiguraciones del proceso.

martes, 30 de marzo de 2010

Gobernaciones y municipios: Guerra electoral como en los viejos tiempos

Habría sido bueno que las campañas se centraran en las necesidades de cada región y de cada municipio. Que se leyeran los departamentos y las ciudades a partir de inteligentes miradas sobre lo que se hizo y los desafíos del futuro inmediato. No ha sido así. El espectáculo electoral se ha caracterizado en la mayoría de los casos, por la remanida y exagerada apelación al descrédito del adversario. No ha asomado por ninguna parte la tan mentada "nueva forma de hacer política". Todo lo contrario, se ha retornado a la antigua práctica de la guerra sucia y el adjetivo fácil. Han aparecido nuevos oradores de plazuela y astutos portavoces de la desinformación. Como en tiempos en que el MNR, la ADN y el MIR se sacaban los ojos...y luego pactaban para cogobernar.
Con este panorama la reconfiguración de un nuevo sistema de partidos sigue todavía lejana. El MAS abruma y si puede aplasta y esto porque de la vieja partidocracia quedan hilachas. El cambio solo será posible si resolvemos el dilema de nuestra identidad indígena-mestiza, si logramos asumir conciencia que esos dos potentes rasgos, el uno ancestral y el otro republicano-neocolonial están yuxtapuestos y de ahí se entiende por qué la estrategia de homogeneización monocultural desplegada a lo largo del siglo XX sigue vigente y dominante en las conductas de nuestras dirigencias.

sábado, 27 de marzo de 2010

La mirada inconforme

De tanta insistencia persuasiva, los eslogans y las preguntas básicas que esconden estrategicamente los cuestionamientos reales, pretenden hacernos creer que tenemos un país que no es tal, gracias al andamiaje televisivo bien aceiteado desde Santa Cruz de la Sierra.
Le llaman confrontación a toda una movida conspirativa con ingredientes separatistas idénticos a los de Los Balcanes y que está siendo puesta en evidencia con la seguidilla de comparecencias y detenciones a personas vinculadas a este asunto que fue la última intentona de derrocamiento de Evo Morales. No era confrontación, era persecución y golpiza al que no se alineara con el Comité Cívico Pro Santa Cruz.
Le llaman persecución política a las investigaciones que realiza un grupo de fiscales que, independientemente de que esté siendo o no digitado por el gobierno, han dado en el clavo con sospechas acerca de varios personajes de la democracia pactada. Perseguido se siente Reyes Villa, quién tiene casi una decena de acusaciones y procesos por distintos cargos en el ejercicio de la Prefectura de Cochabamba. No se trata, por lo tanto, de persecución política, sino de responsabilidades vinculadas con actos reñidos con la ley durante el ejercicio de la función pública.
Le llaman instalación del pensamiento único a la búsqueda hegemónica de poder del MAS, cuando durante más de dos décadas, por izquierda-centro-derecha, el verdadero pensamiento único tenía un sinónimo: 21060, y al que desintiera de tal lógica se lo tachaba de loco, revoltoso...narcotraficante, bloqueador.
Quieren hacernos creer que eso de la manipulación del ahora Organo Judicial, para obtener condenas contra todos los enemigos del régimen es un invento de este gobierno, cuando todos los ministros de Gobierno, comenzando por Carlos Saavedra Bruno (MIR) y terminando en Leopoldo Fernández (ADN), manejaron fiscales y jueces a su antojo...¿O cómo creen, estimados ingenuos, que se dibujo la reclusión de Oscar Eid a cargo del primer gobierno de Goni?
De muchos eufemismos y falacias se nutren hoy los medios procreados y soliviantados en este orden establecido, y al que escribe, como lo hace ahora, se lo simplifica y tacha de masista.
La mirada inconforme es aquella vinculada con la vocación por nunca bajar la guardia para escudriñar los hechos públicos y para desentrañar razones y responsabilidades individuales y colectivas de fondo.
En este gobierno prevalecen practicas políticas como el prebendalismo y la discrecionalidad, heredados del populismo movimientista de los 50-60. ¿O acaso se creían que unas matrices de comportamiento en el manejo de la cosa pública podrían modificarse porque hay más o menos indígenas ocupando cargos jerárquicos? O que por el hecho de haber votado por la puesta en vigencia de una nueva Constitución, las lacras, el aparato público corrupto, la mediocridad, el peguismo iban a desaparecer por arte de encantamiento o del voluntarismo de un lider?
En "El conformista" (1970), memorable película de Bernardo Bertolucci, el personaje principal, magistralmente interpretado por Jean-Louis Trintignant, es un burgues italiano desesperado por demostrar su ciega fidelidad al régimen de Mussolini, típico individuo que va con la manada a donde le ordenen. Con idéntico patrón de conducta, los conformistas del neoliberalismo y los conformistas que han abandonado el rigor crítico que ven perfección en todo lo que sucede hoy en materia de gestión gubernamental son los peores enemigos de una genuina y plural democracia, del pensamiento crítico y de un ejercicio honesto y responsable de ciudadanía.
Para los inconformes está todo por hacerse. Somos capaces de reconocer los logros, pero apenas estos se consiguen, ya estamos pensando en qué hacer a continuación. Otros caminos conducen a la obsecuencia y al fundamentalismo, en nombre del cual tantas injusticas se han cometido y tantas barbaries se han tratado de justificar en nombre de la revolución.

jueves, 18 de marzo de 2010

¿Las banderas del atardecer?

Ahora que necesito volver al quirófano para que el cirujano maxilo facial me inserte un implante que me permita recuperar completamente la parte superior de la dentadura, recuerdo el pánico a la anestesia que arrastré por décadas y a las temibles consecuencias amadorradas de un postoperatorio. He vencido ese miedo cuando el pasado año me hicieron todos los exámenes posibles, desde un hemograma completo hasta un electrocardiograma en el que ya no figuran ni los mínimos rasgos de hipertensiones inquietantes.
La convalecencia que me espera, me invita a sentir que el mundo también puede verse desde el aerodinámico sillón odontológico, sitio en el que he estado durante sesiones cercanas a las dos horas, debido a mis necesidades de periodoncia, es decir, de eliminación de cálculos en las encías, bolsas infecciosas y sarros resultantes de la falta de rigor y constancia en el cepillado de estos mis dientes que por ahora dan lugar a que mi dicción televisiva no sea posible.
Otra cosa ha sido que el cirujano plástico o estético, ha alabado mi acelerada cicatrización y el hecho de que las mallas de titanio que han sido introducidas a mi pómulo izquierdo y ayudaron a superar el estallido de fracturas, me ponga en la tentadora camilla de pensar en botox, rellenos para las líneas de expresión o tratamientos laser para los surcos de este mi cincuentenario semblante, aunque hayan todavía voces alentadoras y compasivas que me dicen que parezco sólo un cuarentón.
Hecha este indispensable contextualización maxilar, veo en pantalla, desde el sillón del dentista, al Príncipe de Huacaraje, ahora invariablemente encorbatado, explicando el por qué del Patria o Muerte, la Whipala en los uniformes militares, y dejando a otros portavoces, operadores y estrategas, la misión de hacer gobernadora a una Reina que antes trabajaba con la orientación de una señora tantas veces sindicada de proxeneta, que a su vez ha intentado vana e ingenuamente querer hacerse del concurso Miss Universo, como si tal asunto no fuera de iniciativa privada (la CAINCO y la CAO debieran apostar a estos desafíos en lugar de que algunos de sus amigos se mezclen con terroristas de Morondanga), y de ninguna manera de un Estado que en lugar de plurinacionalizarse a fondo, está prefiriendo ceder a la tentación folklórica y patética de una discreta charanguista y muy buena cantante, embajadora de no sé qué en el firmamento de la cursilería y la farándula criolla.
Como si un lema militar pudiera colgarse por decreto en lugar de concebirse como resultado de un proceso autenticamente revolucionario, como si una una reina engreída por un príncipe pudiera como la Bella Durmiente, despertar al saber, al conocimiento y a la eficiencia, como si la whipala no fuera un distintivo bastante más llamativo que la misma tricolor y por eso se decide incrustarla en un el vestuario castrense, como si una tropa de fiscales fuera indispensable para que quede claro quienes fueron los truanes del terrorismo y de los dispendiosos gastos de la cosa pública, es decir, como si todos tuviéramos que ser anestesiados para comprender quién es quién en Bolivia, ahora estamos juntos, revueltos, confusos, soberbios, omnipotentes y patéticos.
Visto de otro modo, me sacuden por los cachetes quienes me insistián en que la alta concentración del voto genera legitimidades que pueden conducir al delirio, y el delirio es enemigo de la revolución y de los revolucionarios, y muy amigo de los rencorosos, anecdóticos, patrioteros y oportunistas de un proceso, que comienza a desvirtuarse con repartijas, prebendas, administradores de pegas y coimas, y otros deformadores de oportunidades únicas como la que hoy tiene nuestro país charangueado, siliconado y encorbatado de polyester, todo esto envuelto en un triunfalismo y un sectarismo que me devuelve a los relatos de mis abuelos sobre el pazestenssorismo de los 50 y su tenebroso Control Político gerentado por los San Román y los Gayan.
Que García Meza siga en la cárcel, en celda cualquiera, lo mismo que Arce Gómez. Que Tuto, Mesa y Cárdenas nunca más vuelvan a gobernar. Y que nadie emule por izquierda, en nombre del cambio, las prácticas de los militantes de la partidocracia. Que Evo Morales haga un igual o mejor gobierno que en su primer período y para eso espero que pueda poner, cuando se deba, y a prudente distancia a príncipes, reinas y cortesanos que pueden hacerle perder la perspectiva y la frontera entre lo sustancial y lo anecdótico. De lo contrario, algún día, aunque no sea mañana, aparecerá una nueva derecha ante la que por supuesto no habrá nada que decir, y nuestra ilusionada Bolivia Plurinacional termine yéndose por un caño.

miércoles, 10 de marzo de 2010

El giro de Rubén Costas

"El acercamiento con el gobierno es inevitable"..."no podemos seguir jugando a Tom y Jerry"..."tuve discrepancias con Leopoldo, Manfred y Pepe Lucho Paredes me repugnaba"...Todas estas afirmaciones las ha hecho en las últimas cuarenta y ocho horas, el candidato a gobernador, ex prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, mientras las detenciones de personas vinculadas a Eduardo Rosza Flores y las citaciones para declarar ante el fiscal Marcelo Soza están a la orden del día.
El ex prefecto y candidato ya no le llamará "excelentísimo asesino" al presidente Morales. Todo indica que la próxima vez, si como se prevee, gana la gobernación del departamento más grande y punta de lanza de la economía boliviana, se sentará con el jefe del Estado Plurinacional a hablar en otros términos.
"El tiempo de la confrontación ha pasado", insistía en los últimos meses el vicepresidente García Linera. Lo que no ha pasado, ni pasará, si seguimos usando el marxismo como método de lectura de la realidad, es el tiempo de las profundas contradicciones.
Con esta muy oportuna intervención, Rubén Costas ha hecho lo que es obligación de un político agudo y lo que él mismo hasta ahora no había sabido hacer: cambiar el escenario para convertirse el propiciador de un nuevo tiempo político.
Muerta la media luna, liquidado el CONALDE, conjurados los intentos separatistas, apresados los aventureros de esa muy mal montada historieta de terroristas que más parecían jugadores de fútbol en retiro, Costas tiene la inmejorable posibilidad de construír, ahora sí que con todas las de la ley, el proceso autonómico cruceño alternando negociación e impugnación según las necesidades que le vaya exigiendo cada coyuntura.
Si el presidente quiere que en cinco años la autonomía no sea más importante que la plurinacionalidad como dispositivo político, a cargo de sus adversarios, tiene que empezar a fijarse en la peligrosa prepotencia de gente como el senador Isaac Avalos que ha cometido acercamientos que recuerdan al muy criticado estilo mirista del cruce de ríos de sangre.
Evo es un talento que ya ha probado por qué está donde está. Hay muchas alimañas en sus alrededores que le podrían hacer gran daño, a su indiscutible liderazgo y a la calidad transparente de su gestión. Si Rubén Costas va po el camino por él mismo planteado, y abandona los exabruptos, la violencia verbal y las acciones de hecho que de nada le han servido, ya tenemos a un posible contendor del MAS para 2015 y un proyecto político que nos garantice que el sistema no se tornará aburrido por unipartidista y rabiosamente hegemónico.