martes, 24 de junio de 2008

Un nostálgico embajador humillado

Esteban Ticona, Director de la Academia Diplomática, me ha contado hace unas horas que en la transmisión televisiva de Unitel dedicada al referendum por el estatuto autonómico tarijeño, un ex embajador de nacionalidad chapaca había afirmado que lo que pasa hoy en la Cancillería es una humillación para los diplomáticos de su alcurnia y su recorrido, incluídas dictaduras militares y abrazos de Charaña.
Están perdiendo la paciencia los bien trajeados hombres del establishment y los buenos modales. Hace unos días me encontré en la cuadra del edificio del Congreso Nacional con el Embajador Armando Loayza Mariaca, ex canciller de la República, que me desconcertó con su "estoy bien...espectando como se derrumba todo poco a poco" ¿Qué te pasó Armando? ¿En qué gaveta guardaste tu buen humor y jovialidad para reemplazarlos por esta amargura impensable hasta hace poco en tí? Sigo. El ex videasta y psicólogo paceño, heredero de los chocolates Breick, Francisco Ormachea, me preguntó si estaba de acuerdo "con este cojudo" que gobierna Bolivia. Hice mutis, creo que fue lo mejor, porque hace diez años lo habría mandado bien a la mierda por la forma despectiva y despreciativa con que se refirió al indio presidente.
Afirmo y reafirmo que quisiera estar desclasado de la clase media, porque es esta la clase media que aborrezco y que me provoca verguenza, pero que felizmente me permite una certidumbre: Se está cayendo el viejo régimen como bien me comentó con gran lucidez y sentido crítico, Mauro Bertero, que ha dejado la política porque considera que ha llegado el tiempo de los otros.
Los otros, esos otros a los que ignoramos olimpicamente por décadas para hacer un país de mentiras, monocultural, forzada y exclusivamente mestizo, y a los que he escuchado, por ejemplo, en el programa televisivo "Palabra clave" sobre la nueva constitución, gran parte de ellos aymaras: Idon Chivi, especialista en justicia; Félix Patzi, sociólogo; el mismo Esteban Ticona, historiador. ¡Indios! Indios que se bañan! ¡Que han ido a la Universidad! ¡Que tienen maestrías y doctorados! ¡Indios, esos indios que ahora hablan desde la función pública o desde la cátedra universitaria, con criterios alternativamente certeros y equivocados como todos los seres humanos del planeta! ¡Los indios no sólo habían tenido alma sino también pienso, Cayetano Llobet Tabolara y compinches que mamaron de "consultorías" y gastos ocultos!
Lo siento por mi amigo el Embajador. Lo siento profundamente. Pensé que su racismo lo había escondido celosamente en el closet de sus fantasmas y su abolengo, pero no tuvo el más mínimo pudor para exponerlo en la vitrina de su medialunera vida.

jueves, 12 de junio de 2008

La agonía del 21060 (II)

El pasado 28 de abril, algo así como hace cuarenta y cinco días, afirmé que el 21060,
decreto con el que funciona la economía boliviana desde el 28 de agosto de 1985, comenzaba su lenta agonía a partir de la intervención estatal en la producción y en el control de precios de la llamada canasta familiar o canasta básica de productos de consumo.
El domingo 8 de junio el vicepresidente Alvaro García Linera, a través de una muy defectuosa producción televisiva, se esmeró en explicar el cambio de paradigma económico considerando los rubros hidrocarburífero, minero, agropecuario y de servicios. Demostró con cifras que se han invertido los porcentajes del control y funcionamiento del aparato productivo y que el Estado ha comenzado a funcionar como punta de lanza en la que el mercado y lo comunitario tendrán también importancia central para intentar superar los funestos antecedentes de los 60 y 70 que indican que el Estado fue un administrador ineficiente y corrupto.
Los sectores empresariales formados en el canon neoliberal han elevado el grito al cielo y sus portavoces se la pasan profiriendo alaridos televisivos. Es decir, ya le han cantado el requiem al proyecto antes de que este pueda ponerse verdaderamente a prueba, cosa que para ello se necesita que YPFB, COMIBOL, EMAPA, ENTEL y otras que se anuncia, nacerán a la vida empresarial, diseñen las condiciones para hacer gestión productiva, evitando metamorfosearse en agencias de empleo del partido gobernante.
Es enorme el desafío que se ha planteado a sí mismo el presidente Morales y su gobierno. Es ambicioso y hasta podría suponerse que desmesurado si se examina la falta de experiencia y de cuadros profesionales capaces de edificar una gestión publica armónica y potente en todas sus áreas. Pero hay que comenzar, si se trata de cambiarle el cerebro económico al país, para demostrar que en la combinación de fórmulas puede encontrarse el despegue real y definitivo de un país todavía muy pobre y tremendamente precario si se miran los indicadores que presenta en la mayoría de los rubros en los que los números no mienten.

lunes, 9 de junio de 2008

La simplonería medialunera

Demasiada fanfarria, gastos dispendiosos, ofrecimientos altisonantes, amenazas provincianas fascistoides...en otras palabras, fuegos de artificio con irregularidades en los procesos electorales para todos los gustos son las conclusiones a las que llego con los referendos ilegales de Santa Cruz, Beni y Pando.
El entusiasmo puede graficarse con una salva de cohetes o un par de transmisiones televisivas, después de eso, como cantaba Charly García..."Lunes otra vez, sobre la ciudad".
Rubén Costas, Ernesto Suárez y Leopoldo Fernández empezaron a volar con los sueños de la recuperación de la patria (chica) de los terratenientes y cuando empezaron a aterrizar se fijaron que no había donde, porque aplicar unos estatutos fabricados corporativamente, sin piso constitucional y sin reconocimiento sustentado en el derecho internacional es imposible.
A estas horas, varios cruceños ya saben que el ofrecimiento de un salario mínimo de mil bolivianos carece de sustento institucional y por lo tanto eso quedará para el recuerdo de la promesa de campaña.
Ya se sabía lo pedestres y poco leídos que son estos capataces de la política. Lo que todavía quedaba sujeto a confirmación era su falta de comprensión acerca de la seriedad con que se deben hacer ciertas cosas, incluso en un país poco serio como el nuestro y como para desbaratar las jugarretas de villorrio, Tuto y los suyos le han regalado a Evo Morales, a su gobierno y al MAS, la inmejorable posibilidad de una consulta sobre la continuidad o no de su mandato para el próximo 10 de agosto. ¿Con una oposición de este calibre quién necesita aliados?