miércoles, 26 de mayo de 2010

Carcacha 1 y Carcacha 2

La obsesión vicepresidencial con el Estado omnipresente y sabelotodo ha dado lugar a que el presidente de Aerosur, Humberto Roca, empiece a desbordar su rol estrictamente empresarial para convertirse en una especie de portavoz que está supliendo los vacíos dejados por una dirigencia política y cívica fracasada en Santa Cruz,en nombre de una iniciativa privada que se siente asediada y casi arrinconada en algunos casos, por el gobierno.
Con astucia e ironía, Roca ha lanzado un mensaje televisivo en el que insta al presidente Morales a observar los desmanes de los que puede ser capaz García Linera, cada vez que queda como primer mandatario en ejercicio.
En el ya muy comentado spot, Roca pone énfasis en esa muy desafortunada afirmación tan garcíalinerista de "nadie puede competir con el Estado". ¡Epa! A confesión de parte, relevo de prueba, según hemos venido insistiendo criticamente en este blog acerca de las amenazantes apariciones públicas de este matemático convertido en sociólgo que ahora confunde la nave del Estado con las naves de la nueva línea aérea que tiene el deber de competir en su calidad estatal, para suplir las deficiencias de las "carcachas" de la línea cruceña.
De reflejos rápidos, luego de levantadas las suspensiones a dos aeronaves que tuvieron problemas técnicos, Roca armó un acto muy marketinero, de desagravio dice él, bautizando esos aviones como "Carcacha 1" y "Carcacha 2".
En los últimos diez días el Vice ha bajado completamente el perfil. Es probable que se haya percatado, finalmente, que si seguía en el mismo tren --perdón, en la misma nave-- podía llegar a niveles grotescos.
El Estado, desde la perspectiva de un modelo plural en todas sus áreas, está para generar servicios básicos vinculados a los elementales derechos de ciudadanos y ciudadanas, para manejar con inteligencia y sentido negociador los recursos naturales y para generar procesos productivos, allí donde los privados quieren hacer lo que se les viene en gana en el juego de la oferta y la demanda.
Estados empresarios y Estados policiacos han fracasado en la historia a lo largo y ancho del planeta. El Estado debe ser rector, regulador, productor, pero sobre todo servidor público, en las dósis exactas que le correspondan.
Bolivia necesita Estado para servir a la sociedad y contrapesar las infulas de exacerbación mercantil. Meterse con los aviones de una línea aérea es un error conceptual y un gesto prepotente que Evo Morales está a tiempo de detener.

viernes, 14 de mayo de 2010

El preocupante estatalismo del Vicepresidente

La exortación de "defender al Estado" que el Presidente de la Asamblea Legislativa Plurinacional acaba de hacerle al nuevo Defensor del Pueblo tiene que hacer saltar las alarmas.
El Estado tiene sentido y contenido, cuando de su cualidad abstracta pasa a una de encarnación de las demandas de la sociedad, esto es, el Estado es para la que la sociedad sea.
El Estado todopoderoso y omnisciente es una maquinaria infernal instalada en un cuarto oscuro y apalancada por un afiebrado fetichista del poder.Vigila y castiga como estudiara Foucault.
Ese Estado nos remite al estalinismo y al fascismo hitleriano, a unas culturas corporativas en la que los organismos públicos se convierten en comisarias políticas y en centros de inteligencia informales donde se instala un ejercicio perverso de judicialización ante cualquier disenso o impugnación a los propietarios transitorios del poder estatal.
Cosa muy distinta es defender los bienes del Estado de los que se supone es beneficiario el pueblo. Para eso existe una Procuraduría General según lo dicta la nueva Constitución.
La institución del Ombudsman o Defensor del Pueblo ha sido activada precisamente para lo contrario, es decir, defender a los ciudadanos de los excesos que pueda cometer el Estado a través de cualesquiera de sus poderes contra las personas. Sirve entonces como contrapeso para evitar que el Estado tenga facultades ilimitadas inevitablemente conducentes al atropello y a la imposición.
El Estado sirve también para intervenir en aquellas áreas de la economía y la producción de bienes y servicios, en las que la iniciativa privada hace y deshace en el reinado del mercado, y para operar un equilibrio se conciben empresas como la de apoyo a la producción de alimentos que incentiva la actividad agrícola de medianos y pequeños emprendedores, y sirve para forzar la baja de precios al consumidor cuando se dan las condiciones para una especulación indolente con los más pobres.
Por donde se vea, en consecuencia, el Deber Ser del Estado es el servicio a sus actores de carne y hueso, a la sociedad en su conjunto, con sus matices de identidad, territorio, actividad laboral e incluso marginalidad social.
Cuando el Estado se convierte en objeto de culto por quienes lo encarnan a través de la representación de sus órganos de poder se producen discursos como el pronunciado por García Linera en pleno hemiciclo parlamentario, luego de la jura de una autoridad que, dicho sea de paso, se encontraba tercera en la tabla de posiciones meritocráticas para optar al cargo.
Insistí en varios tramos de la siempre excesivamente conflictiva vida política del país, que el miedo propagandísitco era un invento resultante de la estrategia marketera de la derecha. Hoy puede decirse que la instalación del miedo puede producirse a través de torcidas comprensiones de la relación entre Estado, poder y sociedad.

martes, 4 de mayo de 2010

A los que no saben leer

Una elemental lectura de comprensión es lo mínimo que se les puede exigir a personas que dizque han ingresado en las aulas universitarias y han obtenido licenciaturas y maestrías. Un par de comentaristas de este blog han entendido cosas que ni por asomo han sido insinuadas en el anterior artículo que señala especificamente, observaciones a la ética del vicepresidente García Linera.
En ese texto me refiero unica y exclusivamente a dos lamentables intervenciones públicas que denuncian falta de agradecimiento y falta de consecuencia política en este que juega a copresidente, y que no le llega ni a la suela de los zapatos, a Evo Morales, el auténtico líder de este proceso e incuestionable recordman de procesos electorales en Bolivia...Alvaro fue bajo su ala, y por eso está donde está, si él cree otra cosa está incurriendo en el autoengaño y eso en política termina siendo fatal.
Por lo tanto, quienes en plan delirante, quieran encontrar en mis afirmaciones, retractaciones o enfoques generalizantes acerca del tema separatismo/terrorismo, que se dediquen nomás a tomar un par de cafés al día en la avenida Monseñor Rivero de Santa Cruz de la Sierra, supongo que por lo menos para eso les dará la sesera.
Cuando me refiero a un peligroso extravío de este proceso, me refiero precisamente a la muy nociva influencia vicepresidencial en varias temáticas de la agenda de coyuntura. Me refiero a un pernicioso entorno palaciego casi unipersonal a cargo del que fuera compañero de lucha subversiva de Felipe Quispe, el Mallku.
Eso y no otra cosa dije en el artículo sobre la mesa 18. Mis convicciones y mis creencias están intactas, así como intacta continúa mi vocación crítica y periodística a la hora de expresar mi alarma por dislates o metidas de pata inadmisibles como la del pollo, la coca cola y las desviaciones sexuales.
Los que quieren jugar a los silogismos, pretendiendo demostrar que cuando hablamos de logieros, separatistas, oligarcas o fascistoides, estamos involucrando a todos quienes no están de acuerdo con el MAS y con el régimen gubernamental, están fuera del tiesto. Está claro que por culpa de un puñado de impulsivos y poco perspicaces en el juego de la política, la genuina demanda autonómica perdió muchísima fuerza en los últimos meses y la prueba se encuentra en la composición de las asambleas departamentales en las que no habrán dos tercios y complicarán la gobernabilidad de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija.
El proceso es gigantesco, y en tamaño es inversamente proporcional, a lo que pueda significar una sola figura gubernamental, en este caso la del Vicepresidente, que esperamos, con la superación del aturdimiento que parecen haberle provocado los resultados electorales del 4 de abril, le permitan recuperar la ponderación a la hora de la comparecencia pública.

Orgía en la mesa 18

Se ha evidenciado una faceta nada enaltecedora de los valores humanos en el co-presidente García Linera: Ingrato y malagradecido había sido Alvaro, según puede constatarse, primero, con sus desaprensivas y desmemoriadas declaraciones referidas al alcalde Juan del Granado, y segundo, con las oeneges que le han dado color y sentido a esa desfachatada e impresentable cumbre propagandera de televisión en directo que se ha producido en Cochabamba hace algunos días.
Según recuerda el jefe del Movimiento Sin Miedo (MSM), ayudo al entonces "subversivo" del EGTK cuando estaba en Chonchocoro, entre lecturas y paciencia para la retardación de justicia. Se trata, en este caso, de una ingratitud personal.
Según recuerda este periodista, esas oeneges "orgiásticas" --CEDLA, CENDA, CEJIS, LIDEMA, y otras que no me vienen a la memoria-- fueron fundamentales acompañantes de los movimientos sociales en derechos humanos, tierra y territorio para los muy esforzados prolegomenos del proceso constituyente. Se trata, en este segundo caso, de ingratitud y despiste histórico-ideológico.
Me han recomendado varios, no referirme al Vice, que a estas alturas, está claro que co-preside Bolivia junto a Evo Morales. Como se ve, no hice caso de esos prudentes y calculados consejos. Fiel a mi estirpe de periodista radical, tengo que lamentar profundamente que los problemas de espejo de un personaje público puedan comenzar a poner en serio riesgo la autenticidad y el sentido profundo de un proceso político que parece, por estas horas, coquetear con el extravío.