viernes, 29 de febrero de 2008

"¡Somos mayoría carajo!"

Las televisiones están haciendo su agosto en pleno febrero con las imágenes de la movida masista perfectamente coordinada entre Alvaro García Linera, Gustavo Torrico y la bancada mayoritaria que aprobó ayer leyes para los referendos dirimitorio por la extensión de la tierra, por la aprobación o rechazo de la nueva propuesta de Constitución y una más que prohibe a los Prefectos convocar por su cuenta a referendos departamentales.
Si de algo sirve esta lógica basada en los hechos consumados es que para el gobierno queda cada vez más claro que hacer política no es jugar a la especulación oratoria de balcón o a los diálogos mentirosos y dilatorios. Todo esto nos conduce al 4 de mayo con los chillidos de la derecha post banzerista, post gonista y post mirista.
Bolivia fue siempre gobernada por minorías validadas por las mayorías que maniataron, arrinconaron, o reprimieron a esas mayorías hasta el día en que asumió conciencia que había alcanzado el poder, que se encuentra por primera vez en la historia republicana, a las puertas de imponer su agenda y en esa dirección marcha.
Ya se demostró con la aprobación del pago de la Renta Dignidad, con movilizaciones y asedio de indígenas, campesinos, mineros y organizaciones afines al gobierno la fuerza inconstestable que tiene el hacer política en las calles.
Entre tanto, los Prefectos parecen haber aceptado la derrota por los recortes al IDH, debido a que luego apareció el tema de las inundaciones, y con la declaratoria de Desastre Nacional que libera recursos del TGN, Santa Cruz y Beni pueden activar las campañas con vistas a los referendos por los Estatutos Autonómicos. Los Prefectos medialuneros quieren plata y si les quitan de un lado, van, buscan y la encuentran en otro lado.
Si se revisan notas anteriores de este blog, está sucediendo exactamente lo que preanunciamos desde diciembre: Confrontación, violencia, desacato y si se aprueba la nueva CPE, Evo Morales y su gobierno arremeterán como una aplanadora contra la derecha terrateniente.
Mayoría manda en democracia, y se puede estar de acuerdo o no con los métodos, lo cierto es que la mamada diseñada y ejecutada por el Vicepresidente termina por situarlo en el terreno de la pelea y ya no más en el de la engañosa búsqueda de consensos imposibles.

6 comentarios:

El Llamero Solitario dijo...

Julito:

Esta vez exageró en el encabezado, me parece que “somos mayoría” suena a manada, esa manada de pobres campesinos que no saben si vinieron por poder o por joder, esos que están solventados por el gobierno, que se hacen a los mártires, que son los que elevan los precios porque “están en el poder”, supongo que se sienten identificados, pero en vez suponer que estar sometiendo a la clase media deberían estar identificados con su mandatario y en vez de aportar al país se comportan como tal.

Cuidado que le salga el tiro por la culata (no en tono de amenaza, sino como vaticinio), porque el día menos pensado cuando reclame por el alza de los precios de las verduras lo cuelguen como a Villarroel por ser “k’ara pálida” y no piel o poncho rojo como ellos.

No se sienta parte de esa mayoría porque el sentido de pertenencia sociológica es mutuo y le doy mi cabeza que ellos no sienten lo mismo. Si hablamos de racismo eso mismo se está practicando y evangelizando junto con la propuesta de la nueva CPE del MAS. Si Ud. Siente que “es parte de la mayoría” por votar por el Sr. Morales no creo que los masistas lo vean a Ud. como uno de los suyos.

Saludos

El Llamero Solitario

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Usted no sabe leer llamero. Puse el somos mayoría carajo entre comillas. Cuando se entrecomilla se está citando a alguien, y en este caso cito a quienes se encontraban apostados enfrente del Parlamento Nacional.
A mi me interesa un corno que los masistas me consideren parte de "su" mayoría. Suficente con lo que yo me considero.
Hago periodismo y trato de evitar la autorreferencialidad por si todavía no lo advirtió, y sobre todo cuando se trata de acontecimientos como el producido la semana pasada en el Parlamento Nacional.

javier dijo...

Julio, a veces siento que usted se retuerce en su impotencia, que su cuerpo entero le pide correr hacia algún lado y resolver todas estas cuestiones de una vez por todas. No pretendo aconsejarle, ni mucho menos. Sólo emito una opinión: considero que para llegar a resolver las cosas como las plantea usted, hace falta recorrer un duro camino hacia la madurez democrática. Nuestra sociedad todavía está muy inmadura. Mire usted la norteamericana que con todos sus bemoles, da muestras de una madurez democrática impresionante. La colonización española nos ha calado mucho y cuesta liberarse. Ese es un proceso indivivual pero también colectivo y para eso debemos trabajar sobre todo en nuestra educación. Entretanto, seguiremos siendo televidentes de las mezquindades de los unos y las torpezas de los otros; de los radicalismos de unos y otros.
Todavía falta mucho para ver una sociedad educada, conciente y digna.
Y para comprender ciertas cosas, no hay más que leer a Linera para comprender que vocación democrática es lo que menos tiene, pues su lógica es aniquilar al adversario. Sólo así es posible el cambio. ¿Están los bolivianos que lo apoyan concientes de eso?. no lo sé. el MAS no tiene proyecto político claro. Ahora más que nunca se evidencia su debilidad. Junta e invita a los más variopintos personajes de ongs, que no tienen convicción política -todos se saben eligidos por su "capacidad técnica" o en reconocimiento a sus esfuerzos profesionales- porque tampoco hay ninguna a qué sujetarse. El garabato que ofreció el MAS era el más potable, el más cercano a sus discrusos de ong. y claro, supusieron que manejar el Estado era lo mismo que manejar una pequeña oficina con utopías de papel.
Todavía falta mucho, todavía falta mucho mi estimado julio, para realmente ver el cambio.

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Javier:
Concuerdo plenamente con su reflexión. Pero no me retuerzo. En varios textos anteriores afirmé que este es un proceso de por lo menos cincuenta años, pero los años hay que comenzar a contarlos ya, de lo contrario estaríamos esperando que llegue la inspiración divina para comenzar a cambiar las cosas. Ya estamos metidos en este merengue y hay que seguir, no hay otra.

El Llamero Solitario dijo...

Julito:

Las comillas («, », “, ”, ‘, ’, ') son signos tipográficos utilizados para demarcar niveles distintos en una oración

Cuando hay solo una oración se la toma de tipo textual.

No hay mas comentarios al respecto, nos leemos y escribimos cuando el hecho lo amerite.

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Ok. ¿Pero entendió, verdad?