viernes, 15 de abril de 2011

¿Informados o cultos?

Cultos eran nuestros abuelos con su morral enciclopédico desprovisto de muletas tecnológicas como las de hoy. Eran hombres versados en materias específicas, pero seguramente con una respetable "cultura general". En la era del Internet, el ipod, los celulares, la simplificación del tiempo para acceder a la información ha permitido ensanchar los espacios. En menos tiempo diario que el de antes, podemos acceder a una mayor cantidad de datos en simultáneo.

El terrícola cuando posee las coordenadas necesarias es un hombre informado en multidimensión y tiene facilidades hasta hace veinte años inimaginables de profundizar los temas que le permitan comprometerse con el planeta o ponerse a resguardo de él, según como entienda su presencia en el mundo.

Japón y su triple desastre --terremoto/tsunami/radiación atómica, Libia y el sátrapa Khadafi, Perú y el triunfo de Humala, sigo esos temas a través de la red y la televisión internacional, pero como los tres temas son igualmente importantes según mi óptica, me abstengo, por hoy, de opinar hasta que se diluciden los acontecimientos . No soy culto, ya no puedo serlo con la nueva velocidad del planeta, pero sí me obligo a ser lo mejor informado posible, por oficio y porque no creo en el individualismo que tritura los lazos y la solidaridad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tal vez los acontecimientos en el país merezcan alguna cierta atención e interés.

Tenemos nuestro terremoto con réplicas diarias de una economía que mueve el suelo de los habitantes asalariados.

El tsunami vino en forma de mareas humanas protestando, como lo hacian antes del 2006 nuestros líderes espirituales.

La radiación vino con la violencia, alguna veces responsable y dosificada, bilateral pero asimétricamente desproporcionada.

David Navarro dijo...

Otra manera de ver estas cosas.... Culto no es un agregado de conocimiento, así como conocimiento no significa saber.

Los hechos y datos que proliferan el hiperespacio y medios no son necesariamente fácticos, son datosm muchas veces inciertos-dudosos-otras verídicos.

La información, por el contrario, es aquello que se destila de los datos , para permitir la toma de decisiones.

La información es una visión coherente, no necesariamente certera pero sí integrada, de los datos.

Toda manifestación del ser humano puede ser tomada como cultura. La que refleja la manera de hacer y ser.

Entonces culto no significaría acumular ni datos, ni información; otra cosa es ser sabio. Todos "estamos" cultos.