lunes, 3 de enero de 2011

Tantas cosas creativas que podríamos hacer

Enfrascados en la política. Metidos en una botella color ambar llena de formol. Atascados, sin aire, sin voluntad para volar hacia otros lugares de la imaginación y la creatividad, no podemos continuar dejándonos ganar por el maniqueismo político que nos taladra y amenaza con no marcharse cual huésped indeseable durante este naciente 2011.
Ustedes son los malos, nosotros somos los buenos, si están con nosotros son de izquierda, si se pelean con nosotros son de derecha, no importa que les hayamos reconocido sus virtudes y sus haceres en tiempos de alianza, todos menos nosotros son neoliberales, terratenientes, reaccionarios, mañudos, oportunistas...nos merecemos esta cantaleta?
Ustedes son autoritarios, ustedes han instalado la persecución política, ustedes se dicen de izquierda y son iguales que los neoliberales...nos merecemos esta otra cantaleta?
A esta machacona y atocigante contienda contribuyen unos medios de comunicación poblados por una banda de ex animadores de fiestas disco, que de historia y explicaciones sesudas de lo que es Bolivia saben muy poco.
Hay otros sitios para visitar, de los cuales nutrirse, con los que se puede aprender a diario. Rechacemos, sin desentendernos de la "gran agenda nacional", la estupidez, la adjetivación sin sentido, la esquematización de todo. Digamosle hasta aquí llegaste al ensoberbecido por el poder que nos quiere meter el cuento que gobierna con las instrucciones de los movimientos populares, pero que en realidad lo hace con las recetas de los tecnócratas de siempre, infiltrados, mimetizados, instalados allí como cáncer inextirpable.

4 comentarios:

Hugo Bernal dijo...

Dice un refrán que la mentira camina vestida de atuendos y la verdad lo hace desnuda. Peor que mentir es dejar que mientan. Ya que nadie es dueño de la verdad, se construye no una verdad a medias si no se construye una visión comprometida.

Para decir "hasta aquí llegaste" se necesita maduréz. Y una noción bastante cabal, no única, es que significa no culpar a nadie más que a uno mismo, y asumir plena responsablidad de cualquier y toda cosa que nos sucede. Ser libres porque se actúa con total prerrogativa consciente.

Mientras tracemos lineas en la arena llamándolas e identificándonos con etnias y culturas, nunca maduraremos porque encontraremos en los otros distintos falencias y culpas.

Es hora de desenmascarar esa ilusión engañosa y comenzar a reconocernos en los demás; de buscar comonalidades y afinidades arraigadas en valores compartidos.

Es correcto denunciar a los tránsfugas y paracaidistas, ventajistas y gandallas, pero es más proactivo construir, no puentes ,sino un solo cimiento.

Toni dijo...

Es cierto; finalmente ser gobierno y estar en el poder determina una cierta manera de percibir la realidad que es muy distinta a la precedente (en el caso de que el actor político sea bienintencionado)previa al encaramamiento gubernamental. Finalmente, como en "El Engranaje" de Sartre, el "revolucionario" termina encontrándose ante la realidad de que él había sido sólo una pieza mas de la maquinaria mayor, invencible e indestructible.

Anónimo dijo...

los verdaderos líderes esculpirán, no las ambiciones ni las venganzas, sino los compromisos, cometidos, voluntades y sentido de propósito por un bien común. Regarán el fértil suelo del capital social, de donde surgirán las actitudes y acciones en una dirección comprometida.los que manipulan a sus seguidores, los usarán para trepar el árbol del dominio, que tiene la fragilidad por tronco.

Marcelo dijo...

toda la razón Julio