lunes, 29 de noviembre de 2010

La mentira del embajador Greenle

Una prensa antiimperialista perspicaz y atenta debería estar armando toda una revolución deliberativa luego de que el ex embajador de los Estados Unidos, David Greenle, confesara con sentimiento de culpa que le había mentido a Evo Morales, a los pocos días de asumir como primer mandatario, cuando le dijo que el presidente saliente, Eduardo Rodríguez Veltzé, tenía conocimiento acerca de la operación de los misiles chinos.
Si a esto le añadimos la conmoción que ya ha comenzado a provocar la "entrega" de información secreta del gobierno norteamericano a prestigiosos diarios europeos, con estos datos ya es indiscutible que republicanos y democratas, bien soportados por las fuerzas armadas y la industria armamentísta más infernal del planeta, basaron historicamente su política exterior en el espionaje y en las operaciones de inteligencia indistintamente manejadas por las llamadas "agencias."
El arrepentimiento de Greenle es un elemento central para confirmar que cuando se trata de estos temas, no hay delirio antiestadounidense que valga. Es simplemente así: Mediaticamente correctos, operativamente tenebrosos...El presidente Morales le creyó a Greenle y eso le ha costado al expresidente, por lo menos cinco años de dificultades para encontrar la puerta de la justicia a través de un debido proceso para que el asunto quede esclarecido y se repare el maltrato del que hasta ahora ha sido víctima un presidente que dirigió una cuidadosa transición hacia un proceso eleccionario, que asumió por la vía constitucional de la sucesión en su calidad de Presidente de la Corte Suprema de Justicia.
Un puñado de militares y la embajada de Estados Unidos hicieron un operativo a espaldas del presidente, según reconoce implicitamente Greenle, quien en la misma declaración, afirma que considera al jurista, hoy decano de Ciencias Políticas y Jurídicas de la Universidad Católica, una persona honesta y transparente.
¡250 mil documentos! Ese es el número total de textos de los que iremos conociendo parte a través del diario El País de Madrid, con los que quedará claro, a confesión de parte, cual es la lógica imperial todopoderosa, en el que un asunto como el de Rodríguez Veltzé resulta significativo en lo concerniente a Bolivia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Nosotros creimos en la industrialización del gas, la planta separadora de líquidos. En la refundación de YPFB. En el nuevo gasoducto a la Argentina. En la siderurgia del Mutún. En que no iba a haber corrupción. En la austeridad, que nadie ganaría más que la autoridad máxima. En que en 15 años estaríamos como Suiza, llevamos 5, y estamos algo lejos de ello. En el salto industrial que iba a dar el país. En el Plan Nacional de Desarrollo. En el Plan de Vivienda. También creimos.

CUCHITA dijo...

Cree que el presidente rectificara ahora todas las injusticias que cometió en contra de Rodriguez Veltze?