jueves, 2 de abril de 2009

Jugaron como nunca, ganaron como nunca

Hace cuatro años que me alejé del fútbol boliviano, si es que admitimos que existe un fútbol boliviano. La falta de criterio el inmediatismo y la ausencia de transparencia dirigencial me retornaron hacia otros territorios del periodismo.
Consecuente con ese escepticismo, ví ayer Bolivia vs. Argentina por TV y sólo a partir del cuarto gol festejé, porque ya nos había sucedido en la eliminatoria para Japón/Corea 2002 que luego de ir 3-1, los argentinos, entonces dirigidos por Marcelo Bielsa, lograron empatarnos en tiempo de adición.
Vistas las cosas, con una muy zigzagueante dirección del equipo nacional a cargo de Erwin Sánchez y su asesor "a la sombra", Carlos Aragonés, en este ciclo conducente hacia Sudáfrica 2010, no habían otros motivos que los emocionales para concurrir ayer al Hernando Siles que vió colmadas sus instalaciones, gracias, en cierta medida, a la clase media futbolera paceña que asisitió al muy probable triunfo de la constelación dirigida por Diego Maradona.
A las 18:30 llegué a las puertas del hotel Ritz, sede de Bolivia para este partido, y los jugadores, luego de ese incomparable 6-1, bajaron del bus de retorno a su lugar de concentración, como caballos cocheros, sin mirar a la gente que los vitoreaba. No era para menos, las señales del público previas al partido, correspondían a la falta de fe y a la resignación de saber que el adversario que llegaba nos aplastaría sin grandes dificultades.
Comenzó el partido y todo fue como jamás habíamos visto: Un equipo ordenado y preciso, aplicado en la recuperación y trepidante en la gestación de juego ofensivo. No lo había visto ni siquiera en el gran equipo que jugó las eliminatorias para Italia 90 y USA 94. Sin ser Etcheverry, Alex tocó y tocó, y remató de media distancia. Sin ser Borja o Cristaldo, Abdón Reyes y Gatti Ribeiro robaron pelotas con limpieza técnica y sin ser Vladi Soria, Lito Reyes fue un limpia parabrisas capaz de ensombrecer a la dupla Mascherano-Gago. Sin ser Ramallo, Botero fue un gigante que hizo tres y fue gestor de los otros tres y que yo recuerde, nunca tuvimos un punta con la prestancia y determinación de Martins que por estas horas recibe el Premio Mayor de El Deber de Santa Cruz de la Sierra. Y Arias fue más que Trucco, con ese pase larguísimo por encima de la cabeza de Papa, para la escapada indetenible de Joaquín casi hasta la línea de fondo y que aguantó la pelota en el área grande hasta que llegara Alex para cabecear lejísimos del sacrificado meta Juan Pablo Carrizo.
Nunca ví a una selección boliviana jugar tan extraordinariamente y definir sin lugar a discusiones, en un partido en el que aparte de los seis goles tuvo para los dueños de casa por lo menos entre seis y ocho opciones más, producto de los ensayos de media distancia muy en el estilo del mejor Platiní que vacunó a Taffarel el 97 en la final de la Copa América con los verde amarillos reclamando porque estaban convencidos que la pelota no había entrado en el arco sur, luego de que la malla quedara perforada por la velocidad del balón.
Didí Torrico rubricó esta actuación con el sexto, con un remate rasante y a celebrar...pero a celebrar estos jugadores y su técnico, porque el que quiera subirse al carro de este desconcertante éxito deberá ser tildado de oportunista y lambiscón, y el oportunismo en el fútbol es un pecado imperdonable porque habla del hincha de "ocasión": el que solo concurre a los clásicos, o el que va a algún partido internacional como este.
Es el triunfo de Erwin y de los suyos. No del país, no de sus hinchadas. Podrá criticarsele todo lo que se quiera a Sánchez, pero lo de ayer no tiene comparación con todos los partidos jugados por el equipo verde en toda su historia y no es exageración: en-to-da-su-his-to-ria.
Y no digo más porque no hay para qué desportillar este éxtasis. Talento y oficio es lo que vimos, y es de agradecer por el juego a esta Selección de Bolivia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola JUlio

Hola julio permiteme "Tutearte", sabes julio tengo un racismo muy fuerte y tremendo que me imposibilita llevar cualquier relacion de amistad con cualquier persona tengo un un odio a mi mismo muy alto por mi apariencia fisica, me considero muy indio, tu sabes tengo los pomulos pronunciados, tengo un cuello pequeño hombros pequeños pecho para nada plano, le doy tanta importancia a este aspecto durante toda mi vida, que mi experiencia como persona en cualquier ambito ya es insoportable, soy vicitima de mi propio racismo, no se que hacer, al respecto, talves me pudieces dar un pequeño consejo al respecto, se que uno debe caminar digno frente a los demas sea cual sea nuestra apariencia, pero es muy dificil aplicar esto, ya que me gustan las chicas blancas, tu creeras que aspito a mucho para mis caracteristicas fisicas, nose, pero quiero mejorrar como persona, talvez nunca poueda ser un hombre alto, con piel clara y apuesto, pero se que puedo cambiar mi forma de ver el mundo de una manera apractica, gracias por tu posible respuesta.

atte Ramiro

calixtoteodorico@gmail.com

Martin Fernandez dijo...

Aunque mi comentario no tiene nada que ver con el artículo publicado por usted quiero expresar mi absoluto rechazo a posiciones como la suya. Usted que ahora es ferviente defensor de este Gobierno "de cambio" y que ha incurrido en faltas tan destestables como cualquier otro vergonzoso gobierno que hemos tenido.
Usted como dice el refrán "cria cuervos y te sacarán los ojos" ha comido mucho tiempo trabajando en PAT cuando este canal era de Carlos Mesa, también vi muchas veces como se "enfrascaba" en serias discusiones y enfrentamientos con nuestro actual Vice Presidente al cual ahora lo pone en un altar, usted no fue asesor de comunicación de Sanchez Berazín??? No fue asesor del Dr. Roriguez Veltzé??? y ahora lamiendo las botas de este Gobierno. Su esposa no fue Ministra, no nombró a sus parientes empleados del mismo ministerio??? usted no pasó por la misdma ONG de ella?? ahora en altos cargos ejecutivos en el canal del MAS.. por decirlo así.
Todos tenemos derecho a trabajar y a ganarnos el pan de cada día, pero a mi modo de ver debe haber algunos límites que nos frenen para no ser tan incoherentes con nosotros mismos... en fin usted tambien tiene una familia que mantener y de repente no tiene otra forma de llevar el pan a su casa.
Es una lástima que este gobierno sea tan igual a los otros utilizando la ignorancia de la gente para manipurarla y hacerles creer que son sus salvadores y que antes de ellos nada sirve ni nada vale, el único que merece mi respeto en este gobierno es el Presidente que realmente actúa de acuerdo a sus principios, ni a su hermana la quizo nombrar Primera Dama para no seguir los pasos del funesto Jaimito. Nuestro pobre país está destinado a seguir siempre en la mediocridad y el pueblo a ser abusado, usado y manipulado por el gobierno de turno.. qué lastima!

Anónimo dijo...

Toni:
Coincido, Julio, en que fué uno de los mejores partidos de Bolivia en su historia, el de la final de la Copa América '97 también fué muy bueno y el de las eliminatorias '89 con Perú de visitante también, pero este fué el mas lujoso en resultado y sólido. Pasó ya un tiempo del partido y ya un poco mas calmado opino:
En cuanto al fútbol boliviano y Sanchez, yo creo que asumió como D.T. con el pensamiento de quedar en la historia por uno o dos partidos mas que por la convicción de clasificar al mundial; mejor que nosotros habrá visto que no nos daba el cuero mas que para algún par de quijotadas históricas. Pero está bien que hayamos festejado y nos complazcamos; si no es ahora, cuando otra vez?