sábado, 8 de marzo de 2008

Contra el desquiciamiento nacional, un sólo referendum

Bolivia debe superar la propensión a electoralizarlo todo, si considera prioritario el principio que señala que la base de la convivencia democrática es el respeto a las normas y a la institucionalidad, y por ello, y porque un país no puede avanzar si se convierte en dependiente de las urnas, las fuerzas políticas tienen la obligación de hacer converger la propuesta de nueva CPE con la demanda por autonomías departamentales, que debe formar parte esencial como capítulo de la nueva Carta Magna con los alcances y límites que deben establecerse en esta materia.
Un sólo referendum es el que necesita el país, con un texto constitucional que respete la decisión de los departamentos que le dieron el sí a las autonomías. Esto puede posibilitar la salida del atoramiento en que nos encontramos y puede abrir las compuertas para que de una vez se pueda edificar una sociedad basada en el cambio y en la interculturalidad.

1 comentario:

Wilfredo Jordán dijo...

Para que ese referéndum sea posible necesitamos diálogo. Después de lo ocurrido con el cerco al Congreso para la aprobación de los referéndums constitucional y dirimitorio, ya no le creen al Gobierno y Evo esta perdiendo credibilidad. Por otro lado, el estatuto de Santá Cruz está en marcha pese a la resolución que sacó la Corte Nacional Electoral. Cómo salimos entonces de este atolladero. Ambas partes tendrían que ceder, pero eso, de momento, no parece posible.

Saludos Cordiales