martes, 5 de febrero de 2008

50 artículos de este blog

Comencé en abril de 2007 y se viene el artículo número 50 en este martes de ch'alla.
Este espacio, como se habrá notado hasta ahora, no tiene más que una ventana, la del seguimiento al acontecer boliviano en el que se combinan los asuntos estructurales del país, con los coyunturales, es decir, aquellos que desnudan a diario nuestra endeblez y el enorme grado de dificultad de querer construír un país de verdad.
He viajado durante casi tres horas en auto, desde el lago sagrado hasta La Paz, y hace cuarenta años que encuentro las mismas cosas en la carretera: Niños pidiendo limosna, pan o lo que se pueda, perros famélicos, una carretera carcomida por la falta de mantenimiento y responsabilidad pública, es decir, el país de siempre, el país en el que mundo urbano y mundo rural exhiben una enorme asimetría de espacios y desfase de tiempos.
Ha terminado el carnaval, son las cinco de la tarde, enfrente de mi casa acaban de chocar un jeep y un Toyota de esos hechizos, todos tienen la culpa de la colisión, nadie tiene la culpa de la colisión. El día es luminoso y como la ciudad está cerca del cielo y no lloverá, el sol picante provoca todos los ceños fruncidos de quienes no usamos gafas de sol.
En mi conversación de viaje me animé a decir una cosa que servirá para mi próximo texto: En el gobierno de Evo Morales los esfuerzos de unos y otros son muy desiguales, mientras unos se parten el lomo por intentar servir a la gente, otros están robando igualito que en el neoliberalismo, bueno, pero de eso les comento más tarde, a pocas horas de que comience el verdadero baile de la política, junto con el miércoles de ceniza.

2 comentarios:

javier dijo...

Asi mismo es don Julio. Por eso relativizo mucho el "Bolivia Cambia" tan, pero tan saturador del gobierno. Sólo en estos días oí de varias "cosillas" que hacen varios de nuestros ministros. Cierto o no, prefiero mantenerme esceptico. En todo caso, duele menos que saberse traicionado.

Andrés Peñaloza Lanza dijo...

Fuera del contenido, me gusta el estilo de escrtitura de este texto, solo con una imagen desentrañas todo un problema para analizarlo basandote en tu propia experiencia. Es verdad, mientras unos pocos hacen el esfuerzo de mejorar no solo su vida, sino tambien la de todo un pais, otros viven para si mismos.