martes, 22 de enero de 2008

Seis horas de informe presidencial (Dos años de gobierno de Evo Morales)

Van a masacrar al presidente los opositores. Le dirán que fue desordenado, que confundió al país con la mescolanza de datos presentados y para contrarrestar la arremetida, los masistas tendrán que hacer lo suyo: quitarle la hojarasca a la alocución y sistematizar un riquísimo conjunto de datos significativos de lo alcanzado en dos años de gestión gubernamental a la cabeza de Evo Morales.
El entorno palaciego debió ayudar al presidente a graficar su exposición. Hubiera sido más amena y comunicacionalmente más eficaz.
El desafío lo tienen los principales diarios nacionales: Para el jueves 24 de enero, deberíamos tener ediciones diseccionadas de todo lo dicho por Evo. Ese sería un trabajo útil y ojalá que rigurosamente profesional.
Hay una semana para asimilar el discurso-informe más extenso que haya pronunciado un presidente de la República de Bolivia. Si estoy mal informado, ruego me desmientan.

1 comentario:

Lorenzo Choquehuanca Müller dijo...

Es incomprensible la necesidad que parece sentir el Presidente Morales por los discursos largos, salvo que se trate de una extraña emulación con sus colegas Castro y Chavez respecto a quién es responsable de la perorata mas interminable. Lo que Evo Morales parece no comprender es que cada uno tiene su estilo y los discursos largos con citas de Boliviar chavistas o las interminables peroratas que duermen a las vacas fidelistas ya tienen dueño y Morales, que es un hombre in teligente, debería ser lo suficientemente sagaz para entender que donde él se mueve con comodidad (bastaba verlo sudar el otro dia en el congreso al tratar de leer cifras),es en el discurso sindical, el guiño discursivo
a la sexuaidad del vice y en la arenga atrabiliaria. Seis horas de disurso de Evo, peor si es leido con ese estilo de lectura de primaria B (convengamos que no es su culpa, creció en un ambiente de mucha penuria económica y no pudo terminar los estudios formales.Haber llegado a Presidente habla mucho de su inteligencia pero, como sea,
la cuestión es que no sabe leer de corrido y ese es un hecho sin discusión)es un castigo que los bolivianos no nos merecemos.

Respecto al resto, Evo es un político boliviano. Hace las cosas como los políticos y como los bolivianos, no hay nada nuevo bajo el sol.