viernes, 11 de enero de 2008

Prefectos: ¿Interlocutores legítimos?

Los Prefectos de la llamada Media Luna hablan de partidas, de recortes, de compensaciones. Estos gobernadores departamentales no comienzan por lo que debería ser el meollo de sus tribulaciones o sus desvelos: Proyectos para la gente, caminos y carreteras, coordinación seria y sistemática con el gobierno central para juntar esfuerzos en todas las tareas vinculadas al desarrollo: Recursos naturales, desarrollo rural y agrario, servicios básicos, educación, etc.
Por ello pregunto si estos gobernadores --algunos de ellos con complejo de reyes chiquitos, feroces desde sus balcones y blancas palomas en el Salón de los Espejos del Palacio de Gobierno-- son interlocutores válidos. La legitimidad de sus votaciones dice que sí, pero sus antecedentes políticos y familiares, y sus actuaciones en la función pública, lamentablemente dicen que no.
En el Beni, escandaloso tráfico de influencias familiares a cargo de Ernesto Suárez. En Pando, quema de la casa de un Senador "pasa pasa", dicen, y aquí no sucedió nada. En Cochabamba, compra de vehículos por millones de dólares, uno lujoso para el Prefecto y veremos hasta donde llegan las investigaciones. En Tarija, empresas fantasmas y un tío de Mario Cossío haciendo de las suyas, y en Santa Cruz, ya sabemos, brazos paramilitares institucionalizados sembrando el terror en los reductos de quienes no se confiesan autonomistas fanáticos.
Con estos Prefectos está dialogando el gobierno. Hijos y herederos de las dictaduras y la partidocracia. Unos con más sagacidad que otros, pero al final de cuentas, todos preocupados de las partidas, las transferencias, las compensaciones, en suma el dinero, pero con casi ninguna vocación para referirse a proyectos, a procesos de desarrollo.
En pocas palabras quieren modificar el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), quieren meterle mano a la Constitución, pero por favor, no se quita una coma de los estatutos autonómicos, ¡sería un sacrilegio! Estos son los interlocutores, los dialogadores, los consensuadores, aquellos que en realidad se empeñaron en desbarrancar la Asamblea Constituyente y no pudieron, y que conforme transcurren los días, van constatando que su vida política "útil" está por concluir. Táctica y estrategicamente ha sido un acierto que el Presidente Morales se haya tragado con gran madurez las quejas de José Luis Paredes, la cátedra sobre legalidad del gonista Mario Cossío y la astucia de Leopoldo Fernández que no logró sacar de sus casillas al Jefe de Estado.
Segunda parte del encuentro Presidente-Prefectos: Lunes 14 de enero de 2008. Se alquilan balcones.

No hay comentarios: