martes, 25 de diciembre de 2007

Explosiones navideñas

Le tiraron una granada a la casa del Constituyente Carlos Romero el viernes 21. Lanzaron un artefacto explosivo al hotel Casa Blanca de Santa Cruz de la Sierra, al que habitualmente llega el presidente Evo Morales. Hubo otra bombita en los aposentos de Pedro Montes, principal ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), antes de ayer en La Paz. Mis hijos no pueden salir si no es con algunas medidas de seguridad tomadas con anticipación y su madre que es ministra se niega a dejar de pasear sin policías o guardaespaldas, cuando tiene dos minutos libres en la semana.Quiere una vida de a pie, porque por más ministra que sea, no quiere abandonar el encanto de la cotidianidad (cuando se puede).
El pasado año, exactamente el 12 de diciembre de 2006, pretendieron lincharme los unionistas que estaban en la Plaza 24 de Septiembre cuidando a los huelguistas-fashion que hacían huelga "de hambre" con televisión por cable en cada una de las carpas allí instaladas. Se manifestó Amnesty International sobre mi caso y el de varios colegas, y la Asociación de Periodistas de La Paz, no dijo ni pío, a pesar de un pedido expreso mío a uno de sus principales ejecutivos. Eso sí, cuando hay "agresiones" masistas como la de la Plaza Murillo de hace algunas semanas arman unos escandaletes formidables.
Sobre todo este panorama de acoso, amedrentamiento, y el posible establecimiento de una industria del sicariato como en Colombia, Costas, Branko, Reyes Villa, Leopoldo Fernández, Mario Cossío, Ernesto Suárez, todos hijos y nietos de las dictaduras y del gonismo no dicen una sola palabra, hablan, en cambio, del autoritarismo, del totalitarismo del gobierno.
¿Qué hacemos? Tomar ciertos recaudos, los mejores posibles, porque cuando quieren eliminarte los profesionales saben la manera de hacerlo. Se viene un enfrentamiento muy duro, violento, y plagado de muertos en Santa Cruz a partir de 2008. Allí será la guerra, allí se dilucidará la continuación de la construcción hegemónica del proyecto del MAS o el retorno al establishment, ese en el que en muchos sentidos, durante veinticinco años, pasaba todo pero finalmente no pasaba nada.
El texto constitucional aprobado en La Glorieta, Oruro y en la Vicepresidencia de la República va a ganar, lo anticipo nuevamente. No creo que haya referendum para la revocatoria o ratificación de los mandatos presidencial y prefecturales. Costas ya se asustó y otra vez Evo les ganó en astucia política.
Será durísimo y cruento 2008. Los periodistas tenemos la obligación de conservar la calma, sin que eso signifique que dejemos de manifestar nuestro compromiso por ciertos ideales que estamos empeñados en que se traduzcan en una nueva realidad estatal y social.

No hay comentarios: