domingo, 7 de octubre de 2007

Shimose y su espuma política

Molesta y ofende que un Premio Nacional de Cultura como Pedro Shimose escriba tan suelto de cuerpo sobre la base de la inconsistencia y la falta de precisión.
En su artículo "Un país de locos", publicado en El Deber el pasado viernes 28 de septiembre el poeta se dispara con la siguiente perla: (Los del MAS) "han logrado la cuadratura del círculo al reconocer dos símbolos del Estado boliviano: la bandera tricolor/.../ y la wiphala, que es otra bandera, la bandera de otro Estado dentro del Estado, por si no se hubiesen percatado la filfa o cancamusa indigenista."
De la poesía de Shimose siempre me han hablado bien. "Sombrero de Sao" es una canción que con merecimiento forma parte del acervo costumbrista folklórico de Bolivia, mejor cuando es interpretada por Gladys Moreno. "En una tutuma podría caber toda la alegría que yo conseguir" evoca Riberalta, la tierra natal del autor, y deja constancia de su vena poética, pero esto que bajo el título de "Un país de locos" acaba de firmar el japonés boliviano merece formar parte de una antología del absurdo, el prejuicio, y supongo que la influencia de amigos como Luis María Ansón, la gente de la Universidad de Navarra y otros especímenes reaccionarios con los que seguramente Shimose se lleva bien desde que fue a dar a España en la década de los 70.
Para comenzar la whipala no es un símbolo nacional, es el símbolo de una de las naciones que conforman la Bolivia plural que todos conocemos. Así que decir que representa un Estado dentro otro Estado es una de dos cosas: Una estupidez o la versión de mala leche de alguien que no está de acuerdo con la visibilización y ciudadanización de todos los bolivianos, independientemente de su origen.
Si la whipala aparece en una serie de actos públicos, o está izada en algún edificio esto se debe simple y llanamente a que el presidente de este país pertenece a la nación aymara y lo que se hace tiene un carácter fuertemente ideológico, pero de ninguna manera de igualación institucional-oficial con la rojo, amarillo y verde.
Si la whipala es adoptada por el resto de los 35 pueblos indígenas de Bolivia como distintivo de la lucha de los colectivos originarios es para subrayar que detrás de la bandera oficial hay otra que distingue al 62 por ciento del total de habitantes con los que cuenta oficialmente el país, y la distingue desde el lugar de una historia de exclusión, postergación, racismo, saqueo y pobreza.
Y la prueba más ostensible de la forzada versión de Shimose es que el 7 de agosto pasado en el desfile militar-indígena, se decidió marchar en El Trompillo con una sola enseña y dejar guardadas las que representan nada más que partes del todo.
Pero a la mala leche hay que añadirle falta de comprensión en lo siguiente: "¿Hablamos de un Estado unitario o de un Estado federal? Si es unitario, no pueden admitirse autonomías territoriales que facilmente pueden transformarse en autonomías originarias, consideradas naciones, fundadas en teorías románticas del siglo XIX europeo." Con esta afirmación Shimose ya no deja dudas acerca de su condición de poeta costumbrista y su falta de condiciones para aspirar a una categoría intelectual más amplia.
Si supiera el poeta, que la derecha y la izquierda han conciliado la posibilidad de tener diferentes pisos autonómicos en las últimas reuniones de la comisión política que está funcionando en la Vicepresidencia de la República, podría empezar a ojear esas teorías del siglo XIX europeo para cerciorarse que como un diletante cualquiera estaba tocando de oído, sin partitura, con la improvisación a que lo guía su poesía libre y poco rigurosa según los clásicos y amantes de la métrica y de la pureza del verso.
Pero el mister no se detiene, (mister les dicen en España a los directores técnicos de fútbol): "El Parlamento se convertiría en Asamblea del Partido Unico y la Corte Suprema de Justicia y los juzgados sólo serían suplantados por la llamada ´justicia comunitaria´, cuya práctica resulta muy parecida al linchamiento." Qué lástima que Shimose jamás pueda llegar a convertirse en un auténtico estudioso de Bolivia. En la Asambela Constituyente hay una Comisión de Justicia que consta de las subcomisiones de justicia ordinaria y justicia comunitaria. El nuevo texto constitucional contendrá seis artículos específicos sobre la justicia rural según usos y costumbres de cada pueblo y esta de ninguna manera, por ninguna causa, en circunstancia alguna podrá superponerse a la justicia universal que tiende, mas bien, a fortalecerse con órganos cada vez más especializados y competentes para administrar justicia. Y en cuanto a esa figura del supuesto salvajismo de las prácticas comunitarias cercanas al linchamiento, lo que pasó alguna vez en el altiplano paceño con un alcalde corrupto no tiene nada que ver con justicia, sino con la guerra y ajuste de cuentas de dos facciones de políticos mafiosos.
Utilizando una cita de "Elogio de la locrua" de Erasmo de Rotherdam, el autor de "Quiero escribir y sólo me sale espuma" o algo así, concluye: "¿No nos resulta familiar este retrato de quien va repartiendo halagos, propinas, sobornos y cheques? ¿Quién es el loco?". Sin la valentía y la claridad de la alusión directa al presidente de la República, el poeta acusa al aymara de corrupto. Le dice que reparte sobornos a través de mecanismos como los cheques, o seguramente los tractores y probablemente los vehículos para la policía, y quién sabe qué mas. El hecho de que el presidente haga campaña permanente, que se haya instalado en la lógica del populismo latinoamericano, que no repare en procesos administrativos, dará para que un señor que vive exiliado por la dictadura de Banzer y luego haya recibido una medalla del mismo Banzer acuse de soborno a Evo? ¿No será un peor soborno reconciliarse con el demócrata antes dictador a cambio de una medalla de oro falso?
¿Desde dónde pontifica el poeta laureado y analista fallido?

5 comentarios:

Manu dijo...

El poeta no expresa sino un sentimiento enquistado de racismo extremo en ciertos sectores de pseudo-intelectuales, reniega de la naturaleza india del páis que lo acogió y endiosa esa cultura ajena que nos colonizó. Es un representante de esa mentalida colonizada alienada que tanto daño le ha hecho anuestro pueblo.

La maldad dijo...

Julito (como te decía tu amigo y ex jefe Ronald MacLean), esto es el colmo... tratar de igualarte con Pedro Shimose. "I-G-U-A-L-A-D-O" ese término te queda a las mil maravillas.
Lo de malo es que tú, y nuestro amigo Manu que escribió el comentario anterior a este, pues creen que para ser boliviano hay que haber nacido indio, y que ningún otro puede hablar u opinar del país y su realidad.
Shimose nació en Bolivia, Manu, en Riberalta... no necesita ser "acogido" por Bolivia porque es parte de este gran país.
Minifundio mental el vuestro!!!
Saludos.

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Joven o viejo amargado o qué se yoÑ
Usted es la medida de la infradotación mental. Jamás acierta una.Nunca se refiere a los contenidos de los artículos. Utiliza cualquier antecedente personal mío que nada tiene que ver en el asunto que supuestamente nos debiera ocupar.
Jamás me metí con la poesía de Shimose, sencillamente hice críticas con respecto de su desinformación y desubique sobre Bolivia. Por supuesto que también acerca de su reaccionaria visión sobre las cosas que tengo la impresión usted comparte.
Atrévase hombre, escríbame al mail,leonardobretel@gmail.com. Sea hombrecito y encareme, no sea cobarde, no siga en este su paso como barato francotirador del mundo blogero. Atrévase,yo le invito el café y no pienso intentar otra cosa que intercambiar criterios con usted porque como es tan cobarde, en su blogsito, no se admiten opiniones.

La maldad dijo...

Raro... tengo alguna opinión que me envió el amigo de una amiga.
Al punto... café o no café, ese no es mi problema...
Francotirador barato...psss sí. El asunto es que tengo tiempo y lo uso para expresarme.
Oimos algunas veces que las opiniones son gratis y por eso aparecen en todo lado (que si las opiniones costaran... muchos se quedarían sin plata). Ese es mi caso... y posiblemente el suyo.
Yo me metí en el asunto del que nos ocupamos!!! Nos ocupamos de la desinformación... de creernos en el derecho por ser personas (o en su caso periodistas) de opinar hasta de escritores que llevan décadas pensando el país.
El único crimen mío no es mi blog, personal por supuesto para que cizañosos como yo no se metan en mi vida personal, sino el hecho que yo lo trate a Ud. como está acostumbrado a tratar a otras personas en su blog(cito).
Ud. trata de maricón a Carlos Mesa (eso lo saqué de "El Busto parlante" entrada de su blog del 18 de mayo de 2007), a los cambas autónomos les dice de todo, a Shimose de desubicado, y claro... a los que le contestamos nos trata de amargados por poner en blogs cuestiones personales.
No necesito un café de por medio para decirle Sr. Peñaloza que Ud. no necesita una taza sino un verdadero baño de humildad.
Infradotado mental??? Eso estuvo bueno... na mas por eso le regalo un punto. Jamás me habían dicho "boludo" en dos palabras (y menos con una tan rebuscada).
Ojalá yo también tuviera verba pa insultarlo, pero eso se lo dejo de tarea. Siga opinando, que al final todos veremos nuestros verdaderos colores.
El cafecito lo dejamos pa otro día, "ahorita mesmo" toy puteando.

El Llamero Solitario dijo...

de tropezón llegué a su blog Sr. Peñaloza, pero la crítica o comentario no la voy a referir a usted, (creo que de eso se encargaron Dalila y La Maldad y les suplicaría que vuelvan a escribir porque de verdad que las tertulias "insultativas" de carácter intelectual estaban muy buenas), sino me voy a referir a Manu, cuyo comentario cito literalmente "El poeta no expresa sino un sentimiento enquistado de racismo extremo en ciertos sectores de pseudo-intelectuales", cabe aclararle a él y a toda la clase política gobernante que el racismo es una violación de los derechos humanos consistente en la discriminación de personas en razón a su pertenencia étnica. Y no confundamos los términos, lo que se intenta pregonar por medios oficiales y no oficilales se llama CLASISMO (véase en wikipedia la definición al prejuicio y discriminación basados en la pertenencia o no a determinadas clases sociales.), para ejemplos muchos, saque Ud. Manu, sus propias conclusiones.