lunes, 29 de octubre de 2007

Bloqueo nacional indefinido

-En el país del gas no hay diesel. Los agropecuarios del oriente advierten que habrán problemas de cobertura alimentaria en el mercado interno, lo que encarecerá más todavía los precios.
-En el país de la Constituyente no hay Asamblea porque si quieren reunirse en Sucre, los interinstitucionales amenazan con evitar que sesione si no se trata el tema de la capitalidad.
-Cuando la directiva de la Constituyente sondea el ambiente para instalar la plenaria en Oruro, salta la oposición de Podemos y dice que sería ilegal.
Mientras tanto, en las instalaciones de la Vicepresidencia de la República, García Linera anda en delirio por creer que tiene casi el 90 por ciento de la nueva constitución concertada. Mentira. Si es que llegaran a reunirse los 255 asambleistas, la madeja será desmadejada inmediatamente con el argumento de que el principal partido de la oposición no suscribió ningún acta de la multipartidaria.
-En un centro minero, cooperativistas secuestraron a dirigentes de la Federación Sindical. Fue un acto delincuencial entre hermanos de clase: Proletarios del mundo, cuidense de los ladrones del metal de todos los diablos.
-Bolivia vive en Estado de Excepción, en Estado de Emergencia, en conflictividad ininterrumpida. Bolivia ha sido distinguida en la persona de su primer presidente indígena, nada menos que por una fundación presidida por el cerebro de la Perestroika, Mikail Gorbachov con sede en Italia.
Es decir, a Bolivia le va mejor fuera de Bolivia. Se anuncia que las remesas que llegaran durante el próximo año, producto del trabajo de nuestros compatriotas que habitan y se muelen el lomo en Washington, Madrid o Buenos Aires, se constituirán en el segundo factor de ingresos al mercado del dinero, luego de los hidrocarburos.
Estamos acostumbrados. Así será hasta que esto de una buena vez se resuelva por la vía de la construcción hegemónica --y probablemente violenta-- para que los mayoritarios movimientos sociales conformados por los pueblos indígenas decidan tomar el poder, en serio, y decidan, sobre todo, no abandonarlo nunca más porque para ello los terratenientes y clasemedieros seguidistas, tendrían que pasar sobre sus cadáveres, cosa que tampoco los espanta, están acostumbrados a los velatorios de la discriminación y el sometimiento.
--Lamentablemente hay un gran enemigo de estas mayorías que no es Busch, los organismos internacionales del Imperio u otros afines: El gran enemigo de las mayorías indigeno-mestizas en Bolivia es la mediocridad y la ineficiencia de una gestión gubernamental que no está a la altura del gigantesco desafío de la transformación socio cultural de esta nación de naciones.

No hay comentarios: