miércoles, 15 de agosto de 2007

Silencio

Se ha ido Ingmar Bergman, el maestro sueco que con mirada cinematográfica se ha metido a lo largo de su extaordinaria carrera,en esa maraña multicolor tantas veces insondable llamada alma.
Recuerdo con particular inquietud "Gritos y susurros" que es una obra maestra de los claroscuros, los silencios y el desgarramiento humano.
Recuerdo también "Escenas de la vida conyugal" con Liv Ullman y Erland Josephson, una película que anticiparía tantas catástrofes domésticas vividas por mi generación, entre ellas alguna mía, desatadas entre el lecho de las pasiones y el desgaste de la convivencia.
Ahora que recuerdo a Bergman, pienso en lo fundamental que es para la vida humana la no-palabra, tal como también recuerdo haber apreciado en "Frida, naturaleza viva" de Paul Leduc, sobre la vida de la gran pintora, sus líos bisexuales, los sufrimientos que le provocó Diego Rivera, su marido, y los amoríos que vivió con Trotsky. Una película de planos y espejos, de la que nacen dos o tres palabras, punto, lo demás es un festín visual con todo lo que el dolor impulsó a plasmar en la tela a esta mexicana devastadora.
Y pienso en todo esto ahora que la verborrea política está devaluando nuestro hermoso idioma, con el bombardeo de ida y vuelta, propio de un país que exhibe como estado natural su conflictividad en distintos volúmenes e intensidades.
Que bueno sería que Evo Morales le pusiera pausa a su viajero estilo gubernamental. Que se desconectara al menos cuarenta y ocho horas de cámaras y micrófonos para sentarse a mirar el cielo y escuchar las sabias enseñanzas del silencio. Con sólo eso, los mortales sensitivos estaríamos recibiendo la buena nueva de que hoy es mejor callar, porque es bueno darse tiempo para pensar en retiro, introspección, diálogo con uno mismo.
Calla Evo que de verdad mucha gente cree que todavía tiene mucho tiempo para escucharte.

8 comentarios:

Carlitos dijo...

Pues no nos olvidemos que quien calla otorga. Si por algo se caracterizaron nuestros gobernante en estos 20 años de Pseudo-Democracia Liberal(Lease American Democracy: Sistema Político, enlatado, importado y mal aplicado en paises sub-desarrollados (?) de America Latina) lo que primó, fué el silencio.. complice, encubridor, autoritario. La verdad, me extrañaría mucho que nuestro presidente viajero dejara de hacerlo, o dejara de decir lo que dice a los cuatro vientos.. pues nadie mas lo diría. Seamos complices Julio, pero jamás del silencio!!!

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Silencio como pausa. Como necesidad de bajar la velocidad para mirar con detenimiento y serenidad todo el mapa.No para callarnos hombre,jamás, sino mas bien para tomar mejor impulso y seguir en la lucha.
Gracias

Miguel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Julio Peñaloza Bretel dijo...

Predecible es con c, no con s. Que te hayas tomado la molestia de leerme es que en alguna medida te importa lo que hago. No creo que tengas la valentía de enviarme un mailleonardobretel@gmail.com
Ya estoy en La Paz y muy feliz, rodeado de mis hijos. NO tengo frustraciones para mascullar. Gracias por escribir.

Edgar_10 dijo...

Señor Peñaloza:
existe actaualmente en Bolivia un interes economico en comun?? me gustaria que pudiera responderme esta pregunta y cual seria este.

Para que se entediera mejor le doy el ejemplo en Argentina en donde la elite terrateniente creó este interes comun para acabar con cualquer división(llamese Confederacion y Buenos Aires) y asi crear el estado nacional. Bajo mi punto de vista pareciera que solo una region debería ser la que tenga el monopolio del poder económico(ejemplo: Buenos Aires al ser un puerto) para que las demas regiones(Interior) ni siquiera piensen en separarse de esa región que tiene el monopolio.
La verdad esta reflexion que hize es muy parcial y no tiene en cuenta muchas cosas, pero queria confirmar si en Bolivia existe algo parecido o todo lo contrario.

Graciass

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Edgar:
Argentina es un país federal pero con la particularidad de un centralismno secante por parte de la provincia de Buenos Aires. Hay zonas productivas como las ganaderas y las agropecuarias que se encuentran en otras provincias.
La diferencia con Bolivia es que no hay la tremenda heterogeneidad cultural y ecosistémica y también diversa y dispersa en materia de recursos naturales. Por eso es fundamental encarar el tema de un estado fuertemente regionalizado, con autonomías departamentales, indígenas y la consolidación de la participación popular a través de los municipios.
Gracias por escribir.

susana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Julio Peñaloza Bretel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.