domingo, 1 de julio de 2007

Santiago querido

Santiago cumple hoy 13 años. Es un obsesivo del sonido, de la música. Ama las artes y la fantasía. Desde muy chico gustaba del cine en pantalla grande como en los tiempos de nuestros abuelos, padres y hasta nosotros mismos. Tiene la colección casi completa de ese talentoso llamado Tim Burton, casi todo Les luthiers, cosa que me sorprende y admira en épocas de humor facilón, nada sutil y casi siempre manoseador del sexo barato para hacer reír.
Santiago es un tipo algo jodido que a veces piensa que el mundo debe girar a su alrededor, pero está aprendiendo lo contrario, que uno tiene que subirse al mundo con esfuerzo, dedicación, responsabilidad y a veces con orden si se quiere sobrevivir
en esta selva de civilizados maniáticos del dinero.
Santiago es la influencia para que a mi programa de radio lo haya bautizado con "Cable a tierra", la desgarradora canción de Fito Páez que dice "si estas entre volver y no volver/si ya metiste demasiado en tu nariz/tirate un cable a tierra". Paseo con mi entrañable hijo por las calles del Sur de La Paz, y también por el Norte, por la Santa Cruz, la Illampu y la Sagarnaga. Es un compañero con el que uno camina feliz con esa su cabellera a lo Jim Morrison y esas gafas tan parecidas a las que utilizaba Charly García cuando todavía no estaba tan loco.
Gracias a él conozco a "Green day", System of a down", "Linkin park", "Good Charlot" que son bandas para gente muy joven como él. Compartimos algunas buenas canciones de "Red hot chili peppers", es decir nos encontramos en el camino intermedio y cuando ls pregunto por los Stones, los Beatles y otros fundadores de la religión rockera no se entusiasma mucho.
En el sitio que sí nos encontramos y que es territorio común es en nuestro gusto por el Barock (el Buenos Aires Rock) en el que confluyen el enorme flaco Spinetta, Charly, Fito y en algunas cosas esa gran voz que es la de Gustavo Cerati y que tiene una canción que me emociona y se titula "Otra piel."
Con Santiago cultivo todos los días el cariño. Es probablemente el hijo más mimado de todos los que tengo (a todos los amo con la misma intensidad, por si acaso), pero este Santi es mucho Santi porque con él se renueva cotidianamente el valor de la carcajada.

2 comentarios:

lapalabraesferica dijo...

¿Te escuché en Fides? ¿O es que estoy delirando? Sí es así me alegro de que hayas vuelto a la radio.


Un saludo a Santiago que no lo conozco.

Christian Vera

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Estoy en Fides de 14:00 a 14:10. Voy hasta diciembre. Me circunscribiré a tierra, territorio, pueblos indígenas, tipo de Estado, etc.
Saludos Christian.