martes, 31 de julio de 2007

El país que tendremos

1.Bolivia tendrá nueva Constitución Política del Estado a partir de fin de año.
2.La pugna entre el MAS, empeñado en construír hegemonía política, y el Comité Cívico Pro Santa Cruz, en utilizar la Autonomía Departamental para instaurar una republiqueta, está en sus inicios. Será una lucha que le demandará al país por lo menos dos décadas.
3.Con la nueva Carta Magna, Evo Morales accederá a la reelección y gobernará por lo menos diez años contínuos. La duda está en si el proyecto masista comenzará y terminará con la figura y el liderazgo del Presidente, o será capaz de preparar a los posibles relevos que le garanticen la reproducción del poder.
4. Bolivia será un país plurinacional unitario y comunitario. Se diferenciarán con nitidez las categorías de pueblos indígenas y naciones indígenas. En ese marco, los recursos naturales, la tierra y el territorio nunca más serán materias de devastadora negociación mercantil, conforme lo indica el convenio 169 de la OIT y las nuevas disposiciones legales que le confieren a los propietarios ancestrales de nuestros suelos, el derecho a opinar y a beneficiarse por lo que en ellos pueda producirse.
5. Bolivia no será jamás una nación totalitaria porque su diversidad étnico cultural por una parte y sus fuerzas productivas por otra coexistiran en pugna y conflictividad contínua, sin que una aniquile a la otra en tanto eso significaría la pulverización del Estado, el mercado y la sociedad, tres componentes por igual de fundamentales en el funcionamiento de un país inserto en la comunidad internacional.
6. La pervivencia de Bolivia como país, seguirá dependiendo, en gran medida, de la mantención de su sociedad estratégica a largo plazo, en primer lugar con Brasil, luego con Argentina y también con Estados Unidos. Venezuela seguirá siendo una nación benefactora y asistencialista del gobierno del MAS mientras Hugo Chávez siga creyendo que la bolivarianidad del siglo XIX puede construirse en el siglo XXI.
7. Los índices de pobreza, desnutrición, analfabetismo, falta de competitividad empresarial e insuficiencia en la cualificación de los recursos humanos irán disminuyendo muy lentamente, pero para superar uno de los sitiales inferiores en la tabla de posiciones de América Latina, serán necesarios por lo menos cincuenta años y esto rompiendo con la lógica de poner todos los huevos en una sola canasta, sino construyendo las condiciones para generar nuevas canastas que hagan de la nuestra una economía diversificada de materias primas, industrialización nacional y estímulo a las inversiones extranjeras(que el Mutún con la Jindal se conviertan en un punto de inflexión).
8.Así imagino la ruta por la que Bolivia debe enfilar. En realidad hablo del país que tendremos a partir de una expresión de deseos. Otra cosa es que la miopía y el cortoplacismo sigan imponiéndose para que continuemos en una perniciosa mediocridad que debiera romperse con furia y profundo sentido de liberación.
9. Finalmente esto podrá comenzar a verificarse en la realidad el día en que Evo aprenda a conducir la nave del Estado y no sólo a liderizar agitando la complejidad simbólica en que nos desenvolvemos cotidianamente.

4 comentarios:

Natalia dijo...

Amigo Julio; que sea lo mejor para Bolivia.
Desde Buenos Aires, un abrazo grande.
Natalia

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Natalia: Sé que eres tú, escríbeme al mail por favor.
Aguante Boquita,
Julio

Charlie Brown Jr dijo...

Sobre la Capitalía Plena, pues así como en el Referendum Autonómico, "vinculante a nivel departamental" (despues, claro, de la presión de un cabildo del millon) ganó el NO a nivel nacional, pero el SI en algunos departamentos, lo que hace que sea imposible negar esta demanda legítima de departamentos que lo único que buscan es su progreso. Pues así un eventual Referendum por la Capitalía Plena, independientemente a que gane el SI o el NO, a nivel nacional, pues seguramente ganará el NO en La Paz, y con el respaldo del cabildo de los dos millones, pues sería imposible negar una eventual "vinculatoriedad departamental" de este Referendum. Al fin y al cabo, dos millones son dos millones, y si un millón bastó para que un Referendum Autonómico, sea vinculante a nivel departamental, ¿quien podría negarle eso mismo a una demanda de dos millones de almas? Mientras unos defendían la posición de que el Referendum Auntonómico debía ser nacional por que era un tema que concernía a toda la sociedad, independientemente del lugar de origen, pudo mas la presión regional y se impuso la vinculatoriedad. Pues ahora las cartas cambian de mano, esos mismos que defendían la posición regional a ultranza, para hacer que sea vinculante (o si no nos teníamos que "atener a las concecuencias"), ahora hablan de que el Referendum por la Capitalía Plena sea nacional (se cambiaron la camiseta regional, y se pusieron la nacional), y los paceños supongo que no descansarán hasta que sea vinculante a nivel departamental.. y de la noche a la mañana, gracias a un Constituyente de acá, La Paz muestra su cara mas regional incluso que la de SCZ ¿Una sopa de su propia medicina? Yo creo que sí, al fin y al cabo fuimos nosotros quienes nos inventamos eso de la vinculatoriedad y ahora no nos queda otra que aguantarnos. Pudo más la consigna del millón para imponer una vinculatoriedad departamental de un Referendum que debía ser nacional ¿Será que la historia se repite con la consigna ahora de dos millones que solo piden que no se les quite la Sede de Gobierno? Ya lo veremos
Un abrazo!!

Nestor dijo...

Entre todas las idas y venidas en pugnas de poder por la Bolivia en que vivimos, algunos quedamos en el medio. Esos que quedamos en el medio miramos tristes que el país que tendremos no será muy diferente del que tenemos ahora. No se necesita análisis concienzudo para darse cuenta que todo el pasado que cargamos no se borra ni con plata, ni con MAS. El país que quisiéramos será un sueño por muchas décadas más. Tenemos que aprender a vivir con lo que tenemos y ojalá poco a poco seamos más los que preferimos ahcer antes que pelear.