sábado, 12 de febrero de 2011

Todos somos egipcios

La multitud de El Cairo ha logrado derrocar al dictador Mubarak. El capitalismo salvaje tenebrosamente administrado por el imperialismo supranacional que usa lo mismo misiles que el doble estándar informativo (Wikileaks) seguirá chocando contra las fortalezas que produce la ira popular y la democracia de las calles.
No hay tráfico de armas, de drogas, de fabricación de enfermedades para inflar el negocio farmaceútico,espionaje hipersofisticado o mentes brillantes para montar espectáculos monstruosos como el de las Torres Gemelas que puedan detener a las masas que respiran hoy esperanzadas por los poros de sus derechos elementales e irrenunciables.
Alienta y estimula que miles de jovenes egipci@s se hayan constituído en artífices de esta gran victoria que marca el inicio de un proceso que comienza a desplegarse (Túnez, Yemén) por el azotado mundo árabe donde el sionismo ha tramado las más sórdidas estrategias desde que Moshe Dayan encabezara la guerra de los seis días.
Egipto es la nueva confirmación de que el mundo es en esencia multipolar, a pesar de la obsecación de los jerarcas del Departamento de Estado, el Pentágono y las transnacionales del petróleo.

No hay comentarios: