domingo, 12 de diciembre de 2010

¿Estamos todos tarados?

¿Qué hacemos con la persistencia liderizada por el ex presidente Mesa? ¿Qué hacemos con esa su terquedad de que vivimos anclados al pasado y así no podremos inventar nuestra propia modernidad?
¿Qué hacemos con Humberto Roca que por declarar a medios de comunicación paraguayos creía que no nos íbamos a enterar de cómo, él mismo, ejecutaba su propia operación de limpiado de maquillaje --se le cayó la máscara de las "reglas claras"-- diciendo que en Bolivia se va a las urnas por un poco de alcohol para votar por el mismísimo diablo?
¿Qué hacemos con Vargas Llosa, tan culto él, tan señorial de frac recibiendo el Nobel en Estocolomo que califica de payasa a la democracia boliviana?
¿Qué hacemos con Cancún que ha ratificado a Copenhague pasándose por las tapas el protocolo de Kyoto y que nos conduce inexorablemente a convertir esta bola planetaria en una bola de fuego y en una bola de imbéciles?
¿Qué hacemos con tanta estupidez que acecha de manera cada vez más agresiva nuestra cotidianidad con impunes que creen que salvarán el cuello por el sólo hecho de decir que "todos somos perseguidos políticos" luego de haber asaltado instituciones, armado negociados monumentales, propiciado actos plebiscitarios ilegales?
¿Pero qué nos pasa?
¿Creen-creemos que nos vamos a tragar cualquier píldora bien edulcorada y revestida de empaques distractivos?
¿Le vamos a aceptar al Intendente bonaerense Macri que en nombre de una argentinidad decente y clinicamente pura califique a todos los bolitas y paraguas de narcotraficantes y delincuentes luego de la tragedia de Villa Soldati? ¿Qué le pasó al gran dirigente de Boca hoy chato aspirante a la presidencia desde el conservadurismo porteño más nefasto?
¿Qué hacemos con el pobre Julián Assange al que agarran preso como a Al Capone, no por mafioso sino por evadir impuestos, en este caso, no por delincuente informático sino por supuestamente abusar sexualmente de unas jovencitas?
¿En quién creemos entonces? ¿En Mesa? ¿En Humberto Roca? ¿En Vargas Llosa? ¿En Macri? ¿En Assange?
O mejor: En Obama, en las Naciones Unidas digitadas desde Washington, en Hally Burton (recuerden al tristemente célebre Donald Rumsfeld, secretario de Defensa de Bush que nos la charló con eso de las armas de destrucción masiva de los iraquíes) y todas las corporaciones que están detrás del peor tráfico de los tráficos, el de armas?
¿O mejor en Ciudad Juárez y sus aterrorizantes narcos, tratantes de blancas, de niños y de lo que sea que viven en todos esos órdenes tenebrosos del mercado estadounidense?
¿O en la FIFA que hará el Mundial 2022 en Qatar seguramente en Enero para eludir el calentamiento validado en Cancún?
Estamos a la deriva planetaria señoras y señores, y encima los de a pie, para contribuír al incremento tóxico medioambiental, nos inventamos unas patéticas telenovelas del diario vivir seguramente para no aburrirnos, para combatir tanta subnormalidad instalada en la televisión boliviana, inequívoco disparador de la idiotización mundial, donde todos funcionan a partir de un par de formulitas baratas y una carta de preguntas que enaltecen el reino de las obviedades.
¿Podremos ponernos a salvo? ¿Por lo menos podremos dejar nuestras champa guerras domésticas por un quítame estas pajas?¿Cómo hacemos para ponernos a salvo de tanta estupidez y tanta mala leche en este mundo multipolar, pero que los poderosos persisten en que es unipolar y capitalista salvaje mientras China siga en la modernización económica aunque el precio sea el pisoteo de los derechos humanos?
Creo que el callejón se está estrechando, es cada vez más oscuro y definitivamente sin salida. Así que a buscar vías paralelas, porque esto de vivir al sur en esta esfera incontrolable llamada Tierra se está haciendo cada vez más irrespirable y nosotros estupendos seguimos haciendo gala de nuestras variopintas vanidades como si fuéramos inmortales.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

dale Julio, no te calles y seguite buscando broncas, periodistas principistas como tú son una verdadera reconciliación con el gremio, en medio de la receta única e infalible del fast food mediático para público imbécil y el clamor monocorde de los analistas bienpensantes

Anónimo dijo...

La via paralela ya se ha identificado hace 5 años; se llama suma qamaña, bien vivre, vivere bene, or living cool. Menos mal que mientras el resto del mundo está descuajeringado, aquí hemos decubierto la panacea. Entonces la bronca se acaba en la frontera. Do not worry, be happy, jilata.

Anónimo dijo...

la titularidad de la insensatez, irracionalidad, locura y soberbia no la posee ninguna clase de individuos. Es más, esta cambia de manos según los juicios y marco de referencia que asuman.La locura es la norma, con los cuerdos arrincondaos como víctimas piadosas en procesos pasivo de observación,

Natuco dijo...

"Una caída del valor producido en la minería durante 2010 no se explica por el paro de Potosí, atribuir la caída de la producción minera a ese paro es echar la culpa al empedrado."
de A. Bonadona.
El empedrado es el factor de freno en el país de Alicia. Acaso somos tar....!?