sábado, 6 de febrero de 2010

Chuparemos hasta morír...(hermanito)

Félix Patzi ha enterrado su carrera política en una de esas insulzas y absurdas incursiones en el alcohol.
Dicen la leyenda, el prejuicio y algunas experiencias recogidas en testimonios pasmosos, que las borracheras del altiplano aymara son horrendas hasta el paroxismo. Dicen que los habitantes de los andes bolivianos, una vez se pasan de copas, se transfiguran en espectros capaces de cometer desmanes lindantes con la violación, el asesinato, o el linchamiento. Sumisos y humildes en la normalidad diurna, son unas fieras sueltas cuando chupan hasta morír, cuando deciden terminar como estropajos al amanecer.
El rictus del miedo escénico del que quiere ser actor de teatro y se paraliza en el escenario porque el público lo cohíbe es ciertamente menos inquietante que el gesto desencajado de un aymara danzando en zetas al borde de la carretera en alguna celebración patronal o familiar. Nada tiene que ver su gesto habitualmente ensimismado y taciturno con este otro producto de varios días de descontrol etílico.
A todas estas imágenes descritas por mi padre hace tres décadas, me ha remitido el semblante de este Patzi que escapaba de la Policía a las tres de la mañana en pleno centro de la ciudad y que ha sido conminado a renunciar a candidato para la gobernación de La Paz por el propio Evo que muy a contracorriente de los hábitos campesinos...no chupa, porque sabe de los daños y perjuicios que puede provocar el alcohol en las profundidades existenciales y en los objetivos políticos.
Chupar hasta morír es una vocación que no he conocido de manera tan nítida en otros territorios que no sean los andes bolivianos. Conozco los estados de gracia a que puede conducir un cuidadoso saboreo de buenos vinos, pero también sé lo lamentable que es pasarse de la raya y transitar por estados de ánimo indeseables como la depresión o la agresividad, resultados de esa tontería de excederse a sabiendas de las consecuencias.
Los Patzis y los choferes de los buses que no quieren perder sus licencias porque se creen inmortales y estupendos, porque creen que cuando se está chispeado no pasa nada, hasta ahora no saben que el vicio posterga el crecimiento personal y que entre estar chispeado y estar mula de borracho hay un imperceptible línea fronteriza.
Y por si todo lo anteriormente dicho fuera poco, aparecen tipos detestables como Franklin Durán, ejecutivo de los transportistas, que en plan negociador y perdonavidas amenaza con un paro y bloqueos de carreteras ante la decisión gubernamental de empezar a tomar al toro por las astas, teniendo en su opaca conciencia que le fue decomisada la licencia por infeliz borracho reincidente.
Si la boliviana no es una sociedad alcohólica, ya no quedan dudas de que en términos gremiales y corporativos es una sociedad que se caracteriza por tener demasiada conciencia y sentido de ubicuidad sobre sus derechos, pero un enorme desprecio por sus obligaciones: Empresarios que no quieren estatismo pero que vivieron del Estado cada vez que tuvieron amigos en el poder para obtener recursos que su ineficiencia les impedía, maestros trostskystas que lloriquearon por décadas el salario mínimo con escala móvil, pero que hasta ahora no dan señales de una sustancial mejora cualitativa de sus saberes y su capacidad para enseñar/aprender, choferes que quieren seguir chupando y manejando impunemente en las carreteras donde para ellos debe seguir reinando el descontrol, burócratas que se creen inmortales porque le dicen al pobre usuario simplemente No.
Dejémonos de joder con cacareos sobre el Proceso de Cambio mientras no alcancemos conciencia de que tal cosa será imposible si seguimos chupando hasta morír y que le robaremos los impuestos al prójimo porque no acudiremos al trabajo al día siguiente, porque estamos de chaqui hermanito, o porque la resaca es el recinto sagrado de la mediocridad emborrachada en que muchos y muchas debaten su cotidianidad.
.

9 comentarios:

Justo Almario dijo...

Los sucesos siniestrosos en caminos no solo se dan por el alcohol, sino por la imprudencia, por manejar a exceso de velocidad, por rebasar sin precauciones, por falta de mantenimiento de vehículos, exceso de horas de manejo, por inconcientes e irresponsables, etc. La conciencia del proceso de cambio solo puede ser realizada por una toma de conciencia personal del respeto y anhelos por el bien común sobre las ventajas y ambiciones personales. Este grado de civilitud no se dá por generación espontánea. Se ha dado en otras sociedades cuando estas han tocado fondo en el sufrimiento, la escasez, la desvastación, crisis profundas. De ahí emerjieron los pueblos alemanes, japoneses, chinos, vietnamitas, etc. Nuestra debacle histórica nos mantiene en el limbo, ni para atrás ni adelante.

Anónimo dijo...

La toma de conciencia es un proceso continuo de baja intensidad y paso lento. Los principios de actuación, éticos y morales, se inculcan progresivamente a través de generaciones. Es lo que sellama Capital Social. Desenterrar supuestos y imaginarios principios "ancestrales", lleva a la confrontación con los usos y costumbres de la modernidad: celulares y microondas, lap tops, TV Cable, cinefilia, hamburguesas y pizzas, comida chatarra, prácticas contaminates de vida, alcohol, obesidad, "coimicidad", prvendalismo, etc. Tratar de avanzar con la mira puesta en el espejo retrovisor es un desencuentro con la realidad.

Anónimo dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO, TENEMOS QUE DEJAR DE "CHUPAR" Y BAILAR, CUANDO SE NOS DE LA GANA; LA POLICÍA, LOS CHOFERES Y LOS "MAESTROS", TIENEN QUE ASUMIR RESPONSABILIDADES, LOS PRIMEROS, MATAN A LA HONESTIDAD, LOS SEGUNDOS, MATAN IMPUNEMENTE Y LOS ÚLTIMOS MATAN EL INTELECTO Y LA CAPACIDAD CREÁTICA DE LOS ESTUDIANTES ( HAY HONROSAS EXCEPCIONES..). SI QUEREMOS UN NUEVO ESTADO PLURINACIONAL, TENEMOS QUE TERMINAR CON LAS LACRAS DE LA REPÚBLICA QUE TODAVÍA PERVIVEN EN ESTE INTENTO DE NUEVO ESTADO, DE LO CONTRARIO, NOS IREMOS A LA M...PERO CHUPADOS Y BAILANDO.

t. azul

Andrés Pucci dijo...

segun usted los aymaras son borrachos y es parte de su identidad? entonces, por que no dejan a este aymara borracho, pero culto y preparado como Patzi ser gobernador??

Tal vez no estan refinado como el vicepresidente que le gusta cenar con magnificas y mises en restaurantes de la monseñor rivero en Santa Cruz ni tampoco es un ignorante vengativo facil de manipular como el presidente Morales o una modelito tonta como la Jordan, por eso es que la cupula blancoide pseudointelectual del MAS ni de la TAU lo quieren a Patzi.

Ojala Patzi siga de candidato y gane. Ojala que la Jordan pierda, si querían mujer y bonita la hayan puesto a la ex ministra beniana Rivero, que esa si que es preparada, pero al igual que patzi hacen sombra.

Anónimo dijo...

Mientras el alcoholismo desbarata las acciones y comportamientos esporádicos, algunos contínuos, de muchos ciudadanos, son los tránsfugas politiqueros, los "recién nacidos" socialistoides, y los nuevos adoradores de las cosmovisiones "ancestrales" los que se burlan del resto de la sociedad y navegan por el mar del poder y el prebendalismo.

Hugo Bernal dijo...

La titularidad de propensidad a la ebriedad no es solo aymara, también se da en valles altos y bajos, llanuras se da patentemente.Las obligaciones comienzan cuando se consideran los derechos de los demás. Cuando se supeditan las gratificaciones y ventajas personales por las de la sociedad es cuando una sociedad puede remontarse hacia sus objetivos. Mientras tanto los incosncientes y hualaychus frenan el avance del conjunto con sus comportamientos y burlas evasivos de normas civiles. Como cambiar eso? En vez de denunciar y estrellarnos contra esas actitudes, deberíamos plantear los medios y modos de lograr esas transformaciones. Por mero decreto....difícilmente. Por educacion, ejemplificación, por control social...tal vez. Por algo existía antiguamente el trílogo andino :no mientas, no robes, no flojees. No era :"edifica", " colabora", " proclama verdad".

El Ciudadano dijo...

1. ¿No es acaso discurso indigenista que el alcohol ha sido introducido por los españoles? ¿En qué quedó eso de la "descolonización"?

2. Los "movimientos sociales" que dizque apoyan a Patzi seguramente lo hacen porque ya tenían pegas aseguradas de Subprefectos o Secretarios. Dudo que el motivo de su apoyo sea la defensa de sus "usos y costumbres".

3. ¿Y el control social? Claro al MAS se le olvidó introducir 2 artículos en la CPE: 1. El control social será herramienta de persecución política para opositores, críticos o denunciantes de los atropellos del proceso de cambio. 2. Los usos y costumbres de los pueblos indígenas como conducir en estado de ebriedad quedan excluidos del control social, así como todo aquel que aplauda, alabe y ponga las manos al fuego por el proceso de cambio.

juan josé dijo...

Señor Peñaloza, iba a mandarle el gesto de algún Bretel con algunos tragos de más para que se le quite lo racista, pero mejor no.

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Juan José:
Tengo el derecho de reaccionar ante su estupidez e incapacidad para leer y comprender. De racista no tengo nada, he dado numerosísimas pruebas de ello, y justamente por haber salido en defensa de los indígenas de Bolivia, he sido perseguido, amenazado y correteado en un par ocasiones. Así que aquí los Bretel "con algunos tragos de más" nada tienen que hacer.