miércoles, 19 de agosto de 2009

19-21 de agosto de 1971

El Coronel Hugo Banzer Suárez, quién había sido ministro de Educación del Gral. René Barrientos Ortuño, se sacó de encima al también presidenciable Coronel Andrés Selich Chop, Comandante de los Rangers de Santa Cruz y se hizo de la presidencia que se convertiría en la dictadura más prolongada de la sinuosa vida política boliviana --siete años--, gracias al golpe perpetrado contra el Gral. Juan José Tórres Gonzáles entre el 19 y 21 de agosto de 1971.
Banzer, en el primer tramo de su gobierno (1971 - 1974), fue respaldado por las Fuerzas Armadas golpistas de entonces, el MNR de Victor Paz Estenssoro y la Falange (FSB) jefaturizada por el también cruceño Mario Gutiérrez Gutiérrez. Fue el tiempo de la derecha atrabiliaria de la que sobresalió el Coronel Alberto Natusch Busch, ministro de Asuntos Campesinos y Agropecuarios de la dictadura y que en 1979 defenestrara al gobierno democrático presidido por Wálter Guevara Arce, secundado por el ahora jefe del MNR, Guillermo Bedregal Gutiérrez. Su aventura duró quince días y lo único que produjo fueron doscientos muertos en la llamada Masacre de Todos Santos. El militar beniano tenía un maestro del que aprender, si recordamos las masacres de Tolata y Epizana y ese mensaje lapidario a campesinos de Cochabamba que decía "si encuentran un comunista, matenlo, yo los autorizo".
Varios golpistas de la época y muchos de los hijos y nietos de esos golpistas, de los cuales algunos también fueron golpistas (Manfred Reyes Villa) han usufructuado de la renacida democracia en 1982. Entre ellos, figura también, el padre de Tuto Quiroga que fue embajador del banzerato en Malasia.
Perseguidos, torturados y desaparecidos generó el dictador Banzer que por entonces se codeaba con sus pares Alfredo Stroessner de Paraguay, Augusto Pinochet de Chile, Jorge Rafael Videla de Argentina y por supuesto que asesores pesados como el Carnicero de Lyon, Klaus Barbie, cerebros de la CIA y otras agencias estadounidenses debidamente guiadas por el Secretario de Estado de la época, Henry Kissinger.
Banzer devaluó la moneda de 12 a 20 pesos por dolar y ni a quien reclamar. Banzer gozó de los precios de nuestras materias primas en el mercado internacional y lo que efectivamente produjo durante su administración fue la centuplicación de la deuda externa, la protección y estímulo al negocio del narcotráfico (ver revista Istoé del Brasil de la época) y la repartija de miles y miles de hectáreas de tierras fiscales a sus amigos y a los leales a su régimen.
Banzer ya está muerto por un cáncer terminal del que ya sabía incluso antes de participar en las elecciones del 97. Muchas de las familias de los desaparecidos de su dictadura todavía no encuentran los restos de sus seres queridos, eliminados por el pecado de haber militado en las causas de la izquierda de esos años y por haber sido enviados del diablo a través del comunismo. Olvido y perdón para el Coronel golpista y el general reciclado a la democracia que encabezó un gobierno intrascendente (1997 - 2001) en el que otra vez se impuso un paquete de repartijas a través del pacto que generó una corrupta coalición de partidos.

4 comentarios:

Carlos dijo...

Henry Kissinger era idolatrado en USA por muchos por ser todo un cerebro maquiavelico en contra del comunismo. Si de comunismo y capitalismo se habla, se tuvo que elegir al capitalismo. El comunismo lamentablemente es una ideologia que disfraza politicamente a una pura monarquia de la edad media. Ciertamente, los golpistas abundaron y esto demuestra la falta de identidad y patriotismo de toda la poblacion Boliviana. Por otro lado, Manfred Reyes y Tuto no tienen nada que ver en estos golpes, de que el primero era militar politico a leguas y el segundo un titere politico de ADN no cabe duda. De que ambos son corruptos tampoco hay duda, pero de incluirlos en este especifico tema de Dictaduras totalmente falso y absolutamente Politico y Oportunista por parte del autor.

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Carlos,
Me preocupa cada vez más la falta de lectura de comprensión de parte de mucha gente. Es el caso suyo. Reyes Villa fue edecan de García Meza, es decir, participó de esa dictadura. Y el hecho de que el padre de Tuto haya sido embajador de la dictadura de Banzer, explica, en gran medida, que el hijo se haya convertido años más tarde en el pupilo favorito del General. Así que los dos tienen que ver con las dictaduras y por estos argumentos rechazo enfaticamente que usted me califique de oportunista.

Anónimo dijo...

como la flor de medianoche...no porque sea de noche significa que no salga a la luz...

Anónimo dijo...

Sería consecuente y fiel a los hechos, rememorar que J.R. Quintana asesoró a Kiefer y que W. San Miguel fue asesor legal de la capitalización neoliberal. Hay memoria para esto. O la recapitulación del pasado es coyunturalmente selectiva e inocentemente doctrinaria?