jueves, 16 de julio de 2009

200 años

No soy amigo del civismo, de los símbolos patrios, de la oratoria de plazuela. No soy nacionalista en el sentido ideológico de la palabra, soy mas bien internacionalista porque creo en el hombre como sujeto histórico y social más allá de cualquier frontera, no me gustan los desfiles militares, ni los saludos a la bandera. Eso no es para mí y ahora que en La Paz se celebran durante cuarenta y ocho horas los 200 años de la tea encendida por Murillo el asunto viene a cuento y por eso lo comparto con quienes siguen este blog.
Todo esto, sin embargo, no significa que sea un amargado infeliz como el escritor Urrelo que escribió en un diario que estos actos conmemorativos de julio son una estafa. Mentira. Independientemente de que el protocolo y el ceremonial no sea un asunto que me convoque, no puedo perder de vista el extraordinario trabajo que ha venido perfeccionando el Alcalde Juan del Granado junto a su equipo en el Gobierno Municipal de nuestra ciudad que pone en evidencia inconstestable que en la última década, tenemos al mejor gobernante boliviano dirigiendo los destinos de la sede política del país, por la que tengo un sentimiento profundo que comienza con la poesía de Jaime Sáenz, continúa con las músicas de Manuel Monroy Chazarreta y se perpetúa en una terraza de la Abdón Saavedra desde la cual puedo observar el Illimani y la Muela del Diablo juntos.
He vivido mi infancia en la América esquina Pando, en una vieja casona de principios del siglo XX, próxima a la plaza Vicenta Juariste Eguino. He transcurrido mi adolescencia en la avenida Busch (Miraflores), expuesta al cañadón por el que llegan los vientos helados de la Cumbre. Mis años de universidad los he pasado en la zona Sur, en la avenida Los Sauces, pero siempre con las ganas de ir al Montículo para encontrarme con los amigos del colegio. Comencé a vivir sólo entre San Jorge y Sopocachi y no he salido más de estas zonas tan paceñas, por las que camino animado por nuestro incomparable sol de invierno.
Uno es de donde quiere. Y yo quiero ser siempre ciudadano del mundo, pero bien lapaceño, como mis hijos que nacieron aquí, como mi hija que nació en Trinidad pero es de aquí, como Susana que también nació en el Beni pero es de aquí, como mi madre que nació en Potosí, pero también es de La Paz.
Me gusta La Paz, quiero a La Paz, sufro, y cuando se puede, estallo de alegría en La Paz y no me preocupa como al desafortunado escritor que cité arriba, ser un "buen o mal" paceño. Me interesa, eso sí, ser una persona de bien, pero con marca identificatoria: paceño, estronguista y cada vez más de izquierda.

8 comentarios:

Uñjiri dijo...

Podemos tener una visión zurda, diestra o centrista, pero por eso no podemos dejar de ver la realidad como es. Y no necesitamos revertirnos a 200 años para mirar lúcidamente sin sesgos a esta sufrida ciudad.

Ahora, justamente por la esquina America y Pando, caminar sea de día o noche implica tomar el riesgo de ser asaltado, también allí en la plaza de los Héroes, por la Busch, la BsAs y la Hernando Siles. Los asaltos han evolucionado de ser a personas por su dinero a ser por celulares, PCs y bonos recién cobrados. Asaltan personas, casas , autos y sus cerebros, taxis, negocios, bancos, en la zona central, sur, Miraflores, la Uyustus o Sopocachi, Ud elija. Podemos referirnos también a secuestros, 4 por semana. Ni que decir de los bares, karaokes, y latrocinios que hasta pululan hasta a un par de cuadras de la plaza Murillo. Quién da las licencias de operación de estos tugurios? Preguntemos a los vecinos de Sopocachi cuán seguros se sienten con toda la actividad delincuencial que se ha generado en estos ultimos años en ese barrio? Porqué en las últimas semanas sus vecinos han optado por contratar sus propias fuerzas del orden?
Hablemos de la extraordinaria gestión del tráfico? Hasta los ciegos conocen y sufren el indecible castigo que es transitar en vehículo - privado o alquiler - por esta ciudad. Su parque de autos es obscenamente supernumerario. Quienes deben velar por la seguridad, regularidad, racionalidad y fluidez del tránsito de vehículos? Y la contaminación del aire? LP es la segunda ciudad con más contaminación del país. Su tráfico es gran contribuyente a esta polución ambiental y acústica.
Y los así llamados gremialistas? En esta ciudad pululan los vendedores callejeros por doquier, diestra y siniestra. Cuantos kioskos o casetas se instalan por veredas sobre calles, avenidas y plazas? O quienes son los que se han instalado en la calle 21 de Calacoto? No hay mercados o ferias que aparecen como hongos en distintas partes de la ciudad cada semana? La avenida América de Villa Fátima no se ha vuelto un mercado y feria diaria, obstaculizando el tráfico e imponiendo riesgos de seguridad a ciudadanos? Quienes otorgan y cobran por las licencias de estos y cada uno de los puestos de venta? Y los comederos? La gente demuestra su gran espíritu emoprendedor sobre todo vendiendo al detalle cualquier baratija o poniendo un puesto de comida en la calle, a falta de trabajo seguro.
La efectiva gestión también se ve en como las subalcaldías, v.g. de Obrajes y de Mecapaca, responden escasamente a las necesidades de esos vecindarios.

Invertir en obras insulsas como los puentes trillizos hace sospechar acerca de los contratos millonarios de estas obras, como la manuntención de las coquetas jardineras en nuestras avenidas. En estos extraordinarios 10 años, LP sigue sin contar con un centro de convenciones, o auditorio de eventos artísticos amplio y moderno. Sí reconocemos como acertadas las inversiones en los mercados Lanza y de Obrajes.

Si el maquillaje simpático de jardineras en rotondas, o las nuevas vereditas de cemento por el Prado o las flamantes cunetas por acá, allí o acullá compensan estos amagos en el progreso, desarrollo, orden, y seguridad entonces sigamos mirando con ojos chicatos y velados por las cataratas de la ideología romántica doctrinaria.

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Voy a contestarle a Uñjiri: Todas las grandes ciudades del mundo padecen el flagelo de la delincuencia. La Paz, además, de sufrir esa inseguridad ciudadana que describe, padece de muchas otras cosas más, pero sobre todo hay ciertos estantes y habitantes de nuestra ciudad que quieren hacerse los listos con afirmaciones como esa de "sigamos mirando con ojos chicatos y velados por las cataratas de la ideología romántica doctrinaria". Estimado lector: Con todos los peros y las miserías de su aguda mirada, La Paz es hoy mejor que hace diez años, y si vamos por este camino en los próximos diez años será mejor que ahora. Con todo lo dicho por ud. es un serio candidato a presidir el club de los amargos.

Maria dijo...

Hace mas de 10 años que deje mi Oh Linda La Paz y el comentario del Sr. Uñjiri sobre la delincuencia me asusta un poco aunque claro, mi familia (toda en LPZ)me comento algo. Sin embargo cada vez que veo las noticias por medio del Canal 7 mostrando las calles, exposiciones, verbenas, fiestas callejeras y tal me dan ganas de meterme por la pantalla de mi computadora solo para estar alli un ratito.

Recuerdo que cuando yo vivia alli (Obrajes) no habia nada que hacer, el unico entretenimiento era el Paseo del Prado los domingos para los ninos y ya! Los parques, la cinemateca, la San Francisco eran un desastre tanto para los locales como para los extrangeros. Si mal no recuerdo el "Chaza" era alcalde y creo que lo unico bueno que hizo fue traer a Ana Barbara para una verbena. A veces uno tiene que salir de su tierra para observar los cambios y dar valor a ellos por mas chiquitos que sean, por lo menos es un avance el poner basureros en las calles (antes no habian), solo queda hacer una larga campana para educar a la cuidadania, comenzando en los colegios. QUE VIVA LA PAZ Y NADA MAS ..... !!!

Chebwaca dijo...

Soy Tupiceño, pero esta ciudad me ha robado el corazón, mi esposa y mis tres wawits son de La Paz (los más churo de mi vida me lo ha dado la La Paz), en este País sumar esfuerzos para construir y mejorar a pesar de los pesares es realmente difícil, los actores con pragmatismo son muy pocos es por eso que no me sorprenden opiniones como la de Uñjiri, pero el contraste lo damos aquellos que somos consientes porque vivimos de adentro la problemática y porque esquivamos todos esos peligros día tras día, pues estas calles son las únicas que tenemos para caminar y no podemos detenernos ante la calle oscura pues hay que llegar a casa. Toda la miscelánea de personas que habitan esta urbe son los que hacen que el chairo tenga ese sabor único aquí en La Paz, este condimentado grupo de habitantes es lo que le da a esta ciudad tan accidentada una identidad única en este mundo, es una ciudad no apta para paranoicos, y para entender al gremialista que está en todas partes también habría que entender al que compra, al que exige que el minibús pare en media calle, al conductor que obstruye, para entender a La Paz hay que entender a la gente porque seguramente esta ciudad no sería tan excitante como lo es sin el condimento que le hemos puesto todos los que ya vivían aquí y todos los que llegamos buscando un mejor horizonte…!
Gracias La Paz!

Anónimo dijo...

Saludos:
ante el asunto de todo el equipo de venta y su denominacion como GRENIALES, mismos que no te dejan andar por las calles (cosa cierta e innegable) los UNICOS culpables y adentrandonos en la sinceridad, pues SOMOS NOS0TROS. por COMPRAR en la calle.

si reconocemos esto, pues actuaremos distinto, y provocaremos que el poderoso GREMIAL, vea la necesidad de buscar un local para vender su mercaderia.

INSEGURIDAD. como ya lo dijeron, LA PAZ, la bella LA PAZ dificilmente se salvara de este acto. pero se y conosco que movimientos zonales, barriales y etc que estan tratando de dar resultados. Soy vecino de un barrio Periferico, y conosco algo de esto. pero es una tarea dura y larga.
Tambien se que en SOPOCACHI se esta tratando de implementar mas seguridad .... lo que no se, es si se lograra. pero la idea comenzada por la Alcaldia en complicidad con la Policia, no deja de ser buena.

TRAFICO. pienso que el mayor problema esta en la TOPOGRAFIA de mi ciudad, LA PAZ necesitaria de muchos pasos a desnivel, para solucionar su problema. pero aceptemos pues que la educacion de los Jovenes Choferes, minibuseros y taxistas es pues escasa. y no estoy hablando de la educacion de los que somos eventualmente PASAJEROS, Y que las sanciones (si es que no se tranza) son cosquilleos. para los conductores. y sin hablar de las amistades entre Policia y Sindicatos de TRansporte.

bueno hay mucho de que hablar, hoy mi ciudad esta mas linda con sus flores, y jardineras, Pero no puedo ser ciego y negar que me entregaron obras con duracion de 24horas, pero no dejare de criticar a aquellos que tal vez promueven que vuelvan los nefastos: CHITO VALLE, GABI CANDIA, MONICA MEDINA, MANTILLAS, LUPE ANDRADRE, CHAZARRETAS y etc .....

Saludos y que viva MI LA PAZ. y sin el afan de vanagloriarme vagamente pero MI LA PAZ es un resumen en su sociedad de MI BOLIVIA.

Luis Uzquiano Lopez

LIMBERT OMAR CUSSI CHACOLLA dijo...

Asi nomas somos los Paceños, de toooodo nos quejamos novesques?, esque cuando estan estiendo tienes que joder en algo para que no sigan estiendo.
Pero yo pregunto; ¿Donde van ha encontrar una ciudad asi? acaso cuando estan en el extranjero no extrañan la bulla, el minibus, al ayudante del minibus, el comprar de paso en la calle, las fiestas, las chupas, el aroma de la comida, de la calle, de la gente, el mal humor del paceño que simpre parece apurado, el gran poder, la llaucha, la salteña, el lustracacho, el canillita, las bervenas, los micros, el trafico, los bloqueos, las marchas, la bohemia nocturna de cualquier estrato social ya sea con cumbia, con folklore, con banda, con octavia, con milanes....... etc.
Esque esta ciudad es UNICA, donde mas pueden encotrar una cholita como las que tenemos en La Paz? o el cholo que se hace al vivo aunque no lo sea.
Esta ciudad resume los sueños y esperanzas de este pais, y quien va ha detener eso? Nadie. Los que se quejan porque siguen viviendo aqui?
Esque La Paz es asi, y la forma mas tangible de ver esto es solo escuchar hablar a los que no han nacido aqui pero viven aqui, ellos aman y quieren mas esta ciudad que los propios paceños nativos.
Lo unico que necesitaba nuestra ciudad es un poco de respiro de los problemas politicos y sociales y en estos años lo han tenido, el resto solo viene con trabajo novesques?

Y esque escuchar hablar al paceño es todo un espectaculo, hasta Borges se hubiera enamorado de La Paz, aun hablando como hablamos el hubiera llegado ha hablar como nostros yaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

QUE LINDA CIUDAD ES LA PAZ, POR MAS QUE TRATEN DE ENTENDER A ESTA CIUDAD NO LO VAN A CONSEGUIR, PORQUE AQUI LO QUE HOY ES, MAÑANA NO LO ES MAS.

CHE JULITO ME VOY TE CUIDAS CHANGO, NOS CHEQUES.

Anónimo dijo...

Encuento que Juan del Granado esta con mucha buena voluntad haciendo una buena tarea al frente de la alcaldia. Quien me da mucha bronca es la indiferencia e incapacidad del actual prefecto recordemos que esta impuesto por el actual gobierno no le regalo ni el saludo a ciudad de La Paz.

Anónimo dijo...

Nací en La Paz, amo esta ciudad que es como un torrente que nunca se detiene; más allá de los chauvinismos patrioteros, La Paz ( que somos todos/as) se merece más de lo que se hizo, La Paz es la cabeza y el corazón de Bolivia; ¿ La seguridad? ¿Qué lugar del planeta es seguro? "Quejones" sin cojones, la queja sin propuesta es un alarido sin sentido; a La Paz hay que amarla,con sus aciertos y desaciertos, porque es una construcción humana...


GUERRA DE LA CALLE, GUERRA DEL ALMA

De golpe uno esta bajo cielo ajenos y en tierras donde se habla y se siente de otro modo, y hasta la memoria se queda sin gente para compartir ni lugares donde reconocerse. Hay que pelear a brazo partido para ganar el pan y el sueño y uno se siente como lisiado, con tanta cosa faltando. Te viene la tentación del lloriqueo, el viscoso dominio de la nostalgia y la muerte y se corre el riezgo de vivir con la cabeza hacia atrás, vivir muriendo, que es una manera de dar la razón a un sistema que desprecia a los vivos. Desde que eramos chiquilines y en la hipocresía de los velorios, nos han enseñado que la muerte es una cosa que mejora a la gente.( E. Galeano)
La Paz es una ciudad viva, ¿no lo notaron?, hasta el paseo balcón del PUC ( Parque Urbano Central)"late" de gusto de "cargar" tanto paceño y no paceño.
PD.¿Qué dirán ahora, los que sabemos, de las declaraciones de ese periodista español ( Julio Alonso)? Está interesante el asunto.

T. Azul