jueves, 21 de mayo de 2009

La partida de Benedetti

La absurda velocidad que nos conduce por el siglo XXI, nos impide hacer una auténtica pausa para mirar hacia atrás y reconocer el color y el sentido de cada una de nuestras huellas.
"Si te quiero es porque sos mi amor mi complice y todo/ y en la calle codo a codo somos mucho más que dos" escribió Mario Benedetti que exhibió como defecto en vida el carnet que lo acreditaba hincha y socio de Nacional, cuando el equipo de los carboneros, del pueblo uruguayo es el glorioso aurinegro Peñarol.
Si te quiero es porque sos y siempre serás Benedetti, el poeta urbano de la clase media latinoamericana, esa "otra"clase media --no la reaccionaria y racista de algunos lugares de Bolivia-- amante de los gestos sencillos y de la interminable fabricación de utopías.

3 comentarios:

Toni dijo...

Un saludo cordial Julio, te agradezco igualmente, el comentario que dejaste en mi blog, me sorprendió gratamente.
Al igual que tú y mucha gente mas, lamento la muerte de Mario Benedetti.

Anónimo dijo...

Además de un gran poeta y escritor fue un caballero en todo el sentido de la palabra. Los que nos iniciamos en el amor y la militancia durante las dictaduras, que asolaron esta parte del continente, siempre le estaremos agradecidos. En sus versos nos identificamos esos días aciagos. La noticia de su partida nos ha consternado aunque era uno de los "absurdos inevitables". Resuenan en mi cerebro y mi alma sus versos hechos canciones:"consternados rabiosos" "vos lo dijiste" (a la izquierda del roble) "lo que conoces" "viceversa"... y sus cuentos "la muerte y otras sorpresas" "sabado de gloria"...etc Siempre será un placer abrir uno de sus libros venciendo el tiempo como un clásico. Tuve el placer, poco antes de su partida, de regalarle a mis hijos,para explicarles un poco de este terrible mundo, su hermoso libro dedicado a los jovenes, estoy seguro de que ellos vibraran, seguramente con su ritmo propio, cuando lo lean. ¡Hasta siempre gran caballero!

Anónimo dijo...

Sin embargo no podemos pasar por alto el miserable comentario que hizo J.C. Maclean hace ya algunos años, refiriendose a M. Benedetti en el , hoy desacreditado semanario "PULSO" criticandole su compromiso con la revoluciòn cubana y refiriendose a sus versos como solo aptos para empledas domèsticas o amas de casa ociosas, como si el solo hecho de tener esos oficios significara retardo mental o una presunta inferioridad intelectual propia del sexo femenino. ¡Pero a quìen màs que al referido señor le interesan ahora sus comentarios vertidos por la frustrciòn y envidia! Benedetti esta màs allà. ¡Lo podemos oir recitando una y otra vez los versos que nos iluminaron en nuestra (perdida para siempre) juventud¡ Lo dejamos pues señor Mclean con lo que usted dijo "su delirante pulsiòn de imbecilidad total" a la derecha del roble.