lunes, 20 de octubre de 2008

Política en la carretera

País de marchas y de bloqueos, país de indios desparramados en 36 naciones, país arcaico que con el nuevo texto constitucional pierde su cualidad estatal de "nación boliviana" y su orígen decimonónico de "República". Así hablan los iluminados a la cabeza del expresidente Mesa Gisbert. Así escriben los ex-periodistas como Humberto Vacaflor y así piensan los consultores hasta hace poco financiados por el expulsado embajador Philip Goldberg.
Mesa y quienes comulgan con sus peregrinas ideas persiste en intentar convencernos de ser equilibrado y representar una tercera vía, cuando en realidad ya no hay dudas acerca de su equilibrismo clase media que produjo la peor avería institucional insertando la elección de prefectos en un tablero no acondicionado para semejante movida, a tiempo que profería alarmado que una nacionalización de los recursos hidrocarburíferos produciría severas penalizaciones internacionales contra Bolivia. Meses más tarde, la realidad le daría una bofetada en el pómulo de la soberbia y le advertiría que en nuestro país sólo es posible hacer política con la determinación bien puesta. Los indeterminados perecen en el intento.
Con la abrumadora llegada de originarios y campesinos a La Paz, de toda la "Nación" boliviana o toda la "República" de Bolivia, justo hoy, 20 de octubre, fecha de la fundación colonial de la ciudad de La Paz a cargo del Capitán Alonso de Mendoza en Laja, el único lugar que le queda a Mesa es el que seguramente los hinchas de su club de fútbol, el Always Ready, le tienen reservado para erigirle un bronce plano medio televisivo, probablemente con grabaciones de sus más célebres pontificaciones acerca de la verdad de la milaneza.
Bolivia seguirá siendo un sólo país, con un sólo Estado y para los nostálgicos, una sola República. Pero no volverá a ser jamás el Estado monocultural atravesado por pactos partidarios y cuoteo del aparato público para beneficio exclusivo y excluyente de quienes dirigieron el país, militares y civiles desde 1971, y que hoy sólo necesitan salir a la calle para cobrar lo que les corresponde de sus acciones y sus rentas, producto de su voracidad y su cultura política patrimonialista. Se acabo el "todos somos mestizos", estrategia ideológica extraordinariamente diseccionada por Javier Sanjinés en su esclarecedor libro "Mestizaje Upside Down Aesthetic Politics in Modern Bolivia".
Paz Estenssoro clausuró la Marcha por la Vida con los confinamientos a Puerto Rico (1985), Pando. Luego de reabrirse las sendas de la participación y propiciar el abrazo entre indios de tierras bajas y andinos, las marchas se han constituído en la nave propulsora de una sacrificada y multitudinaria caminata hacia el día presente cuando nos encontramos a pocas horas de la aprobación congresal de una ley que nos permitirá contar con el referendum para la consulta de si queremos o no una nueva Constitución Política del Estado con la que Bolivia será unitaria, plurinacional y con autonomías departamentales tal como lo ha designado la voluntad popular.
Aproximadamente a las cinco de la tarde, se calculaba que la totalidad de los marchistas que en el último tramo del masivo desplazamiento fueron encabezados por Evo Morales, pasarían por la Plaza Murillo hasta las siete de la noche.
Todo este accidentado y tantas veces violento proceso, se lo debemos a los lastimados pies de hombres y mujeres que aprendieron que las instituciones tradicionales nunca les abrieron las puertas y por ello inventaron el bloqueo para hacerse escuchar e ir construyendo progresivamente su instrumento político. "Volveré y seré millones" dijo Tupac Katari y esos millones hacen escuchar sus voces desde todos los sitios de Bolivia participando decisivamente en el destino político del país como nunca antes había sucedido en nuestra historia.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

solo puedo decirte, GRACIAS JULIO

Anónimo dijo...

me sumo a las felicitaciones, y de seguro saldran "esos" a los que les duele lo escrito.
solitarios en su soledad .... fachos y resentidos que aun no entienden pese a que tienen 2 ojos y algo de estudio.
en fin, aun asi los queremos, pues son tan BOLIVIANOS como el ultimo BOLIVIANO que hoy esta delante por que merece estarlo.
saludos

Toni dijo...

Salud a los esforzados marchistas que, para variar, nuevamente pusieron el pellejo en pos de una sociedad mejor, anhelo que compartimos muchos bolivianos que estamos hartos de posturas retrógradas que nos recuerdan nuestro subdesarrollo en cada desafortunada "libre opinión" racista - darwinista. Por supuesto que un texto no garantiza la buena fé de las personas, que al fin, es lo que determina la ejecución de cualquier ley.

javier franz calamani ramirez dijo...

+Como a mi no me esta pagando el gobierno del EVO!!!, mejor me abstengo de arrojar pétalos de rosas a los patriotas ciudadanos que viven en el campo, por la simple razon de que no soy un chupamedias como los de Erbol y compañia. Gracias por su atención... :)