miércoles, 2 de abril de 2008

El soplón

Tiene que molestarles a los cochabambinos ese muy conocido chiste que dice que luego de perder el conocimieto en lugar de volver en sí vuelven en no. En el caso del despedido vocero presidencial la cosa cierra perfectamete porque además de ser cochabambino, apellida Contreras, y eso se pudo advertirse con nitidez en varias de sus actuaciones como colaborador cercano a Evo Morales.
Se ha ido Alex del gabinete y varios ministros que fueron víctimas de sus infidencias, su falta de lealtad claramete puesta de manifiesto en su carta de renuncia, ahora esperan que su reemplazante, el periodista Iván Canelas, sea muy proactivo y se constituya en un verdadero facilitador de las comunicaciones gubernamentales.
Se ha ido Contreritas y J.R. tiene la cancha despejada para poner a funcionar un aparato comunicacional que contrarresté la inmisericorde arremetida de medios sujetos a los intereses de la oligarquía cruceña y de su comité cívico. Se ha marchado el que fuera perro del hortelano en el espacio de las comunicaciones y la gestión informativa guberamental y que controlaba con arbitrariedad y pésimo criterio la televisión boliviana, la radio oficialista Patria Nueva y la Dinacom que todavía jefaturiza Gastón Nuñez.
Soplón, mala leche y desleal con el amigo que lo nombró y protegió en estos veintisiete meses de gobierno, Alex Contreras, vuelve a la calle y como bien dijo un filósofo paceño, en la bajada nos vamos a encontrar todos. Yo lo espero en la esquina Potosí con Socabaya para decirle que se lo tiene bien merecido, por incompetente, pero sobre todo por inconsecuente.

No hay comentarios: