domingo, 9 de diciembre de 2007

La Bolivia de "los otros"

Me harté de la artillería mediática de la derecha. Me harté de las medias verdades. Me harté de las grandilocuentes invocaciones en nombre de la democracia. Me harté de todos los cabroncetes que hicieron un país para ellos y ahora se rasgan las vestiduras con alaridos por una "Constitución para todos".
Si uno lee los cuatroscientos y pico artículos de la nueva Carta Magna, está claro que la banda se ha ensanchado para que puedan ingresar las mayorías, las que nunca estuvieron y que fueron utilizadas como carne electoral durante la democracia triangular MNR-MIR-ADN, hasta que finalmente aprendieron con tantos años de sumisión neocolonial que podían votar por ellos mismos para intentar los primeros pasos de un cambio de paradigma.
Leo a Llobet, a la Seleme, a Mesa, y a todos los opinadores que durante varias décadas nos iluminaron --¡y nos gobernaron!-- y no encuentro una sola línea de reconocimiento autocrítico de cuánto hicieron para que hayamos llegado hasta aquí: Demacrados y divididos. Cayetano hablando de platita para los mandos militares, ¡el más grande asesor del gonismo que sabemos cobraba harto y puntual!
Yo trabajé en los gobiernos de Jaime Paz y en el primero de Goni, fue solamente un año en cada uno, pero fuí un privilegiado, aunque por breve tiempo, de la maquinaria neoliberal, y ahora con mi lastimado oficio de periodista tengo que reconocer que ha llegado la hora del otro, de los otros, que tienen derecho a equivocarse como lo hicieron los genios desde Paz Estenssoro hasta el cipayo Tuto Quiroga, y que la diferencia estará en que unos se llevaron los talegos de los gastos reservados en helicópteros, y los otros quieren tener ingreso de ciudadanía plena en uno que es su país, y en el que tienen derecho a vivir, a soñar junto a los suyos por un destino digno y con acceso a opciones mínimas de educación, salud, vivienda y jubilación.
Esos indias e indios "de mierda" que se abrazaban y por fin lloraron no por sus muertos, sino por la autoafirmación de sus identidades y existencias, tienen derecho a ser respetados, a ser bolivianos como todos nosotros clasemedieros de la chingada que vivimos bien porque entre otras cosas, las cholas del altiplano paceño cargaron en sus aguayos a nuestros hijos, y porque los aparapitas de las ferias populares nos transportaban sobre sus espaldas las compras hasta las cajuelas de nuestros autos, y no quiero seguir porque seré tratado de demagogo.
Estoy harto, pero realmente hasta la medula de la petulancia intelectualoide que se escandaliza porque un aymara o un chiquitano quieren tener una whipala como símbolo nacional. Quiero ser siempre un ciudadano del mundo porque he tenido la posibilidad de pasear por varios sitios del globo, y para ser ciudadano del mundo, uno tiene que reconocer al que no es igual, al que nació en el pesebre del hambre y la carestía en el caso boliviano.
La Constitución aprobada hoy en Oruro la hago mía porque quiero ser mejor en tanto reconozco mi responsabilidad como ser histórico de no haber hecho lo suficiente hasta ahora, para que Juan, el panadero del conventillo, o Nicolás, su colega pastelero, o Martha, la chola que me mecía en su multicolor porta bebé, no fueran consideradas durante tanto tiempo, seres con la misma cantidad de huesos que yo.
Me alegro por Esperanza Huanca, Constituyente de Llallagua, autoridad originaria, mujer valiosa, lúcida y sensible. He vivido este proceso constituyente con una profundidad tan grande que no he podido evitar quebrarme cuando ví abrazos y llantos en la vilipendiada televisión oficialista que fue la única que registró un hecho que espero sepamos defender con todas las fuerzas que nos permitan nuestra entereza y nuestras convicciones.

1 comentario:

Edgar_10 dijo...

Ruego porque aparezcan los verdaderos bolivianos en el oriente, y no hagan caso a los llamados de los oligarcas. Espero que estas basuras humanas desaparezcan y encuentre la proxima semana a mi pais con una PAZ total.
Gracias.

Pd: me puede explicar como estos derechones intentan racionalizar sus pensamientos Fachos?? http://www.la-razon.com/versiones/20071212_006118/nota_246_518987.htm