domingo, 15 de marzo de 2009

El ego de este periodista

Odio y combato el ombliguismo de Carlos Mesa, el victimismo de Victor Hugo Cárdenas, la autoridad "técnica" de Doria Medina, la imbecilidad obsesiva (con Chávez y el chavismo) de Tuto, la invariable media sonrisa de muñeco de ventrílocuo del senador pandino Roger Pinto...aborrezco terratenientes que, como Marinkovic, dicen haiga en lugar de haya. Me provocan lástima los bien pensantes e ilustrados ahora cada vez más cercanos a la sensatez de la derecha, que a los sueños de la izquierda con los que alguna vez también soñaron.
Y en esta jungla, me toca ahora estar a tiro porque desde marzo de 2008, luego de cinco años de ausencia, aparezco otra vez para hacer periodismo televisivo y francamente, en lo estrictamente personal, en lo más íntimo, preferiría ser un desconocido muy alejado de este mundo del espectáculo.Agradezco, eso sí, los gestos bondadosos y solidarios de quienes se me acercan en la calle, de quienes creen que mi trabajo tiene un valor para la gente, eso que los jesuítas me enseñaron desde la escuela y que se traduce en el lema muy jesucristiano de "amar y servir".
Periodista, en televisión y como para quedar más expuesto todavía, casado con una ministra de Evo Morales (ahora ex ministra), relación de la que ya he escuchado cincuenta mil versiones delirantes, y que nada tienen que ver con mi realidad privada y familiar.
Todos los seres humanos, para situarse en el mundo, necesitan de una autoestima, de unas convicciones en lo que hacen. Yo tengo las dos cosas, pero no confundo el hecho de ser más o menos conocido con ser "famoso" como dicen despreocupadamente algunos. Famosos son los hombres de los negocios del entretenimiento --el cine, la música, el fútbol, el circo, etc.--, y los periodistas como éste, solamente conocidos, muchas veces reconocidos y otras, rechazados y cuestionados.
Con este contexto, quiero decir que mi más grande empeño diario es el de trabajar con mi palabra y mis textos por un país en el que todos estemos, y no como hasta ahora, solo algunos. Todos estemos quiere decir que todos podamos ir a la escuela, comer tres veces al día, tener una vivienda con energía eléctrica, agua potable y mejor si también "comer caliente y dormir con alguien" como decía Camilo José Cela.
Para todo eso, ejercito a diario el compromiso que me he planteado como forma de vida con mi familia, una mujer a la que amo con la ilusión de un jovenzuelo de 18 y a la que respeto por su extraordinaria capacidad intelectual y su entrega a las causas por las que lucha desde su identidad femenina y su conocimiento de las tierras bajas bolivianas...y de mis hijos qué decir: Me iluminan y me sorprenden todo el tiempo y así hago las cosas que hago como periodista con más convencimiento todavía.
Así que no me creo inmortal, ni me confundo pensando que pude descubrir la pólvora sordomuda. Soy un periodista que cree firmemente en el trabajo que hace y punto. Me interesa que con mi palabra quienes me escuchan y ven consideren que están debidamente informados...y aunque a algunos les parezca poco, eso es lo que en realidad un periodista de pura sepa debe perseguir en su trayectoria profesional.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

julio, disculpas por la confianza, te conocí opinando de fútbol y lo hacias bien..ahora te sigo en la tv, ojalá hubieran más periodista como tú y no la sarta de "informadores" y " anal-istas", no desmayes, habemos muchos que pensamos como tú y también detestamos a los que sabemos...

Anónimo dijo...

q lástima, Ud. gracias a Mesa se hizo conocido en PAT. Y una cosa más Evo dice "haiga" en lugar de haya "ahura" en lugar de ahora y otros similares. En realidad Ud., desprecia también a Evo.

Andrés Pucci dijo...

odio y combato el victimismo de VH cardenas?

A el le golpearon a su familia (mujer e hijos) y le saquearon la vivienda.

Usted, por que insultaron a su hijo en septiembre del año pasado usted se alarmo y escandalizó, que haya hecho si lo hayan golpeado?? incluso aprovecho para hacerse la victima también...

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Pucci, por favor, deje de ser tan frívolo hombre...el 12 de diciembre de 2006 en plena plaza 24de septiembre me rodearon diez unionistas (huelga "fashion" con frigobar y tv cable incluídos...por los 2/3) y gracias a que estaba hospedado en el hotel situado enfrente de la parte lateral de la catedral, me salvè de una paliza al màs puro estilo
patotero ("manito de a diez" creo que le llaman ustedes). Si no hubiera sido un operativo policial, luego de dos horas de gritos e intentos de tumbar la puerta del hotel para sacarme del cuello es probable que no hubiera estado escribiendo esto.
V.H.Cárdenas usó politicamente algo que tenía calculado, yo noEstaba solita mi alma,encerrada en un cuarto de hotel. Ese es el victimismo al que me refiero y que nada tiene que ver con la inadmisible agresión que sufrió la familia del ex vice de Goni. Pero bueno Pucci, yo no puedo pedirle más de lo que su sesera le permite, resignemonos a que ud.puede hasta ahí.

Anónimo dijo...

Te haces el victima nomas. Como dijo EVo, algo habra hecho pues Cardenas para que lo agredan, no? Algo pues habras hecho vos en Santa Puej para que te agredan, no era gratis la paliza que dices que te ofrecian.