sábado, 13 de diciembre de 2008

Las formas de Evo

Bajo el canon occidental de las buenas costumbres y la observancia estricta del ceremonial y el protocolo, el reclamo del presidente Evo Morales a un periodista del diario La Prensa de La Paz en un acto oficial en el Palacio de Gobierno, se han producido todas las calificaciones previsibles con las que se ha condenado la conducta de nuestro primer mandatario: Maltrato, humillación, abuso de poder, pressing contra la libertad de expresión, etc.
No me interesa justificar la actuación del Presidente, pero sí leerla en su exacta dimensión. Hay que tener claro que para un niño campesino de un pueblo pobre que apenas terminó la escuela, para un dirigente sindical de toda la vida, para un luchador de carreteras y bloqueos que se ha abierto campo a codazo limpio no hay obligación de hacer lo que el manual indica en sentido de que la investidura presidencial no está para ser expuesta por más reclamo justificado que haya de por medio.
Evo ha confirmado su autenticidad. Para él la palabra "modales" no existe, lo que para él vale es la lucha, el reclamo, la indignación, la confrontación. Ya bastante se ha conseguido convenciéndolo que se atavíe con camisas cuello Mao y sacos con pedazos de textiles andinos confeccionados por el Maestro Sillerico.
Así que defiendo la indignación del Presidente que se ha pasado por el forro la "buena educación" en tanto se le ha sindicado de haber transado con unos contrabandistas según dos tendenciosos e inexactos titulares de diario.
Si Evo hubiera actuado de mala fe, con premeditación para agredir y lastimar al redactor Raphael Ramírez de La Prensa, habría que repudiarlo, pero como lo suyo es lucha política en el sentido más noble del concepto me declaro en absoluto desacuerdo con quienes faltos de sensibilidad e inteligencia no entienden por qué el Presidente puede en ocasiones ser un "malcriado" como dirían nuestras abuelas. Evo reclamó y punto. Ejerció su derecho ante lo que considera una calumnia y una insidia.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Como se nota que estas trabajando en canal 7 y para mas inri tambien con los satucos.

Eres un Tirasaco sin dignidad.

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Indigno es aquél que se escuda en el anonimato para agredir. No he justificado a Evo Morales, no he dicho en lugar alguno que me parezca bien lo que le hizo al periodista Ramírez, sencillamente he interpretado la situación a partir de las matrices y la experiencia con la que se maneja el presidente, porque mis matrices y mi experiencia son absolutamente distintas y eso no es ser tirasaco, "valiente" opinador.

Choquehuanca Müller dijo...

Es un comentario muy sui generis. ¿qué es exactamente lo que justifica la actitud de Evo hacia el periodista? ¿su infancia desdichada, su militancia política, su trayectoria sindical? Creo que eso no solo no lo justifica, sino que lo condena.

Evo Morales que ha sido toda la vida un hombre humilde, humillado y oprimido por los poderosos debería entender, mejor que nadie, lo que debió sentir aquel pobre periodista siendo publicamente maltratado por el Presidente de la Republica, sin derecho a queja, ni a replica ni a protesta.

Los papeles se trastocaron y la antigua victima pasó a nuevo victimario y el humilde (porque ese periodista no es evidentemente un oligarca) volvió, nuevamente, como siempre, a ser la victima.

Yo no se que matrices ni que experiencia manejará el Presidente, pero el abuso siempre es abuso, venga de donde venga e independientemente de las circunstancias del abusador y del abusado. Ya que a los masistas (y a los independientes simpatizantes) les gusta tanto la revolución cuubana, quisiera acabar recordando una frase martiana:

"Todo hombre es la semilla de un déspota; no bien le cae un átomo de poder, ya le parece que tiene al lado el águila de Júpiter, y que es suya la totalidad de los orbes"

cordiales saludos

Julio Peñaloza Bretel dijo...

Su comentario me parece muy lúcido Choquehuanca Muller. Yo no he justificado al presidente, he intentado entenderlo, nada más. No estoy de acuerdo con la manera en que obró con el periodista Ramírez, sólo que en lugar de ir por la fácil de condenar o absolver, hago el esfuerzo de intentar interpretar.

La Maldad dijo...

Estoy de acuerdo con don Lorenzo... creo que estamos ante un típico mecanismo de defensa de proyección, el que se cree humillado, humilla, el que se cree discriminado, es el que más discrimina.

A lo mejor le pasa lo mismo que a los niños que ven violencia familiar, quienes cuando son adultos tienden a repetir inconcientemente los mismos patrones de conducta.

Personalmente creo que es un abuso lo que hizo con el Sr. Ramírez, aunque luego lo confundieron con argumentos "anti libertad de prensa" que me parecen salidos de foco.

Aún con todo, venga de donde venga el Sr. Morales, la falta de tacto y de empatía con otro ser humano no se puede "entender" ni menos justificar.

Abraxos

Anónimo dijo...

Disculpenme pero no veo de que HUMILLACION hablan ....

no la veo ....

es mas, creo que por ahora los CREDITOS de este periodista (que finalmete NO demostro cuan CONTRABANDISTA es el Sr MORALES) se han incrementado,fue y sera un PLUS para este señor RAMIREZ.

Y para corolario, el director del periodico en cuestion escribe una columna en la edicion de domingo donde, dice claramente que decea terminar con este asunto, y no darle mas bola al tema. Segun mi percepcion es la mejor forma de "disculparse" y admitir que se "equivocaron"

humillacion? ...... yo no la veo.

abuso de poder por parte de los MEDIOS? .... eso esta mas que demostrado.

saludos y perdonen el anonimato

Anónimo dijo...

mas que todo es una estrategia,el saber que los medios desean frenar la clase autoritaria que tiene y ante las masas desea mostrarse como el hombre injustamente acusado.Poco le importa lo demas,la lucha de abriendose camino a codazo limpio seguira como la sola estrategia sui generis
que tiene el presidente Morales,frente a toda su gran falta de conocimiento en todas las aereas.