sábado, 3 de diciembre de 2011

Apropiarnos del conocimiento, el desafío de América Latina en el siglo XXI

El Presidente de Uruguay, José Mojica, ha hablado de nuestra segunda liberación con motivo de la primera cumbre de presidentes y jefes de Estado de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC). No basta con tener recursos naturales, es necesario asumir como imperativa la revolución del conocimiento y el estímulo a nuestra inteligencia para darle destino y sentido a nuestros países. Tenía que ser el gran Pepe. Un tipo fuera de serie que hasta hace muy poco tenía como posesiones una peta y una casita con goteras que supongo ya habrá reparado.

lunes, 24 de octubre de 2011

Algo ha quedado roto

Con los resultados de la negociación entre la dirigencia indígena de las tierras bajas y el gobierno, era perfectamente posible evitar la marcha en defensa de la preservación del TIPNIS, pero cuando se llega a verificar, luego de más de dos meses de valiente y convencida caminata transversal, que las convicciones más profundas traducidas en una nueva constitución/construcción pasan a formar parte del utilitarismo político, dos son las conclusiones ineludibles: Primero, no hay inventor que no se joda con su propio invento (la nueva constitución), y segundo, resulta escalofriante que los principios por los que se ha luchado toda una vida sean adulterados por el pragmatismo, se los pisotee, se arrincone y reprima a quienes defienden dichas certidumbres y luego se quiera jugar al "aquí no pasó nada" bajando las escalinatas del Palacio de Gobierno hacia la plaza Murillo con un megáfono.
Como diría un sesudo asesor en retirada, "yo no tengo principios" a lo que habría que añadir, "tienes fines" y los fines pasan por esa visión aplastante de la igualación de todos los ordenes de la vida al canon del desarrollo uniformizante/globalizante.
Mucha vocinglería, demasiado aspaviento en nombre de la descolonización, varias operaciones de relaciones públicas invitando intelectuales como si fueran los Mourinho del Estado y la sociedad, para contarnos con sus habilidades sistemáticas, el nuevo estado de cosas en Bolivia como si aquí no nos conociéramos y tuviéramos que seguir resignados a que nuestras cartografías nos las hagan desde afuera, ahora con paternalismo conmiserativo, en suma, mucho careteo y perfil marxoide como diría Silvia Rivera , para comprobar que la verdad se acaba cuando se detenta el poder y el objetivo de su retención se vuelve un sentido en si mismo, vaciando de importancia a los hombres y mujeres auténtic@s y a los verdaderos caminos, no a las carreteras que traen negocios, asfalto, depredación y aparatosos movimientos de una maquinaria que finalmente hace a los indigenistas/indianistas, los transformers del progreso concebido en el mismísimo discurso del imperialismo consumista, programador de todas las adicciones/perdiciones del planeta, pulverizador de las formas silvestres y auténticas de vida, esas por las que se lucha con denuedo para evitar su extinción desde territorios como el Isiboro Sécure.
Por todo esto, algo se ha roto. Se ha quebrado, y por casi invisible no se notará por algún tiempo más, el delgado hilo con el que hilvanabamos nuestras coordenadas basadas en la diversidad y la diferencia, para seguir en la afanosa e incansable búsqueda de la armonía, de la conjugación de estilos de vida que nos abrieran paso a convertir la visibilización de tod@s en la definitiva incidencia en las decisiones de Estado sin las bravuconadas de siempre, sin los previsibles y patéticos intentos de desacreditación delirante basados en teorías de la conspiración en desuso.
Ha sido una verguenza para algunos. Una verguenza que se ha convertido en evidencia de la traición que puede personificarse en la patética figura de Carlos Romero Bonifaz, ministro de la Presidencia, que un día apareciera en la arena pública gracias a esos mismos indígenas a los que quiso arrinconar, calumniandolos de una manera que provocó indignación y que marca un antes y un después en este trayecto de un país que sigue preguntándose por dónde, pero sobre todo hasta cuando deberá soportar que los lobos se vayan quitando las pieles de corderos.
El proceso ha puesto nuevamente en evidencia, lo mismo que el gasolinazo, que de lo que se trata es de un descomunal esfuerzo colectivo, y que así como se les encomienda una misión a los grandes líderes, también es posible que se les pida que emprendan la retirada, sobre todo si pusieron por delante el ego, eso único que no pueden gobernar, sin percatarse que se habían enfrascado en hacer añicos la esperanza popular.

viernes, 30 de septiembre de 2011

El gobierno del Ego

Lo único que los hombres del poder no pueden gobernar es el ego/centrismo. Cuando luego de librar mil batallas, perforan el umbral que separa el mundo de a pie de ese otro en que se decide sobre las vidas de los demás es que ha llegado la hora final del hombre y han comenzado los días del mito, ese que puede terminar irreconocible, ese que en sus orígenes comenzó masticando el polvo y todas las inclemencias de la calle, la carretera, el monte o el chaco. Todos los gobiernos deberían tener un desvan de psicólogos sociales, psicólogos clínicos y psicoanalistas a los que debería llamarse cuando los ego poderosos se desprenden de la realidad, empiezan a levitar y no quieren saber de más cables a tierra. 
El ego poder opera con la misma implacabilidad en izquierdas y derechas, en fascismos y comunismos, conservadurismos, liberalismos y populismos. Cuando los líderes electos suben al inalcanzable piso del patrimonialismo estatal y se hacen dueños de los bosques, los parques y los hombres la ilusión ha terminado, la esperanza por el combate en las calles y en los caminos que nos interconectan, termina congelada como una postal  guardada en los cerebros de los ingenuos y los románticos que siempre terminan siendo cursis. 
El ego convierte un proyecto colectivo en una obsesión individual alimentada por el puñado de obsecuentes que se necesita para persuadir al nuevo monarca de su inmortalidad. 
Procesos colectivos, proyectos comunitarios, estrategias descolonizadoras. Patrañas. Todos somos unos feroces individualistas que jamás aceptaremos no tener un espejo en casa para persuadirnos sobre lo que creemos ser, para autoengañarnos sobre nuestra real importancia en el planeta y el universo. 
Cuando el gobernante ha terminado de ser poseído por el ego, comienzan a derretirse las gelatinosas columnas de una revolución que había sido nada más que un sueño que ya comenzará a convertirse en una pesadilla o por lo menos en una horrible broma de mal gusto por la que pagaremos las consecuencias todos los comunes y silvestres, mientras los egocéntricos, aunque en algún momento se vayan, ya lograron pasar a la posteridad moliendo las espaldas y triturando las cabezas de quienes un día contribuyeron a encumbrarlos.

viernes, 15 de julio de 2011

El asesinato de Facundo Cabral

Dicen que buscaban a Fariñas, un empresario nicaraguense establecido en Guatemala, amigo de Cabral, quien viajaba en su auto hacia el aeropuerto. Lo concreto es que en el país del racismo más violento de América Latina, los reaccionarios mataron a un progresista de la poesía y la música, una persona que siempre desafió guitarra en mano, las maneras convencionales y reglamentarias de vivir. Dolorosa y triste la muerte de Facundo, debería habernos sacudido de verdad, pero la muerte ya es una rutina a cierta altura de la vida.

martes, 28 de junio de 2011

Copa América Argentina 2011

He comenzado a publicar ayer en Marcas de La Razón, una columna que estará dedicada a la Copa América Argentina 2011 hasta la finalización del torneo.Otro suplemento de La Razón, el dominical Animal Político, también publica artículos míos y en dos domingos más se incluirá uno relacionado con las Iglesia(s) Católica(s) de Bolivia. Invito a quienes visitan este blog a seguirme a través de las ediciones impresas y digitales del principal diario nacional que se publica en La Paz






lunes, 6 de junio de 2011

Vargas Llosa y la política como enfermedad terminal

Cáncer o sida. Eso era votar por Humala o Keiko en la primera vuelta. Si nos atenemos a los antecedentes de este siempre bien trajeado escritor y perfeccionista de la novela, último Nobel de Literatura, lo de Mario Vargas Llosa, queda confirmado, no es la política y tampoco la salud pública, cuando ejercitamos por un segundo el ponernos en el pellejo de algún enfermo que se dedica angustiosamente a la cuenta regresiva que lo separa de la muerte.

Vargas Llosa ha demostrado que es un ser tan vulnerable como cualquiera de a pie y ha puesto sobre el tapete su inconsistencia y esa necesidad de protagonismo que, está convencido, se la viene dictando su conciencia, como si ser buen escritor le franqueara a uno el pasaporte a convertirse en padre espiritual de su país, luego de haber perdido una elección, haber renegado de ese mismo país desde las europas y mirar con desdén a cualquiera que proponga una óptica diferente a la suya, esa que lo convirtió en un secante, dogmático y obtuso neoliberal.

Ha dicho en las últimas horas, luego de hacer campaña por Humala, y haber tenido a su propio hijo Alvaro en la televisión, comparando al victorioso ganador de la segunda vuelta ¡con Milton Friedman!, el líder de los Chicago boys de la economía norteamericana que se ha evitado una verguenza para el Perú, que gracias al triunfo de Ollanta la democracia continúa y no hay vuelta hacia el autoritarismo y la corrupción.

Lo de Vargas Llosa ha sido un cuento con desenlace que lo sitúa en la galería de los personajes patéticos. Una personalidad precedida de semejantes credenciales en el mundo editorial y en el de las ideas que se debaten a través de los grandes diarios en los que publica, rebasa la línea del decoro, instando a votar por el "cáncer o el sida" --¿no le quedaba otra?-- todo porque el tenebroso Alberto Fujimori le dió una paliza electoral, y por si no fuera suficiente, tuviera la capacidad de aplastar a Sendero Luminoso y sustituirlo con el terrorismo de Estado, los negociados y la esterilización de mujeres indígenas y campesinas.

Humala que culipandeó con una extraordinaria astucia para mantener cautivos a los propios y seducir a quienes desconfiaban de él, tiene que resignarse a tener al señorito arequipeño muy cerca, como Mickey tuvo a Pepe Grillo en la colorida y deslumbrante "Fantasía." A partir de hoy, Vargas Llosa, aunque haya dicho que su "misión ha terminado" como si fuera un agente de algún delirante servicio secreto, tratará de influir en el nuevo presidente, porque su egocentrismo, seguro que le hace sentir coautor determinante de la derrota del fujimorismo.



domingo, 29 de mayo de 2011

El campeón total

Hay quienes están hartos de la perfección y la imbatibilidad del Barcelona. Les molesta, como seres imperfectos que son/somos que cualquiera que se ponga enfrente aparezca reducido a su mínima expresión, sometido y expuesto ante la humanidad futbolera por sus limitaciones dada la precisión y las invencibles convicciones de los de Guardiola que hacen aparecer siempre a los de enfrente como ingenuos combatientes de guerras inexistentes. No se dan cuenta hasta ahora que el Barsa ya sabe que este es un juego en el que no hay que matar a nadie, y en el que hasta el engaño de la gambeta es un recurso lúdico, no una trampa para atentar contra la integridad ajena.

Con toda la tradición fundadora del balompié moderno, con el nuevo Wembley impecablemente habilitado para la final, con Fergusson cumpliendo más de veinticinco años al frente del más grande de los equipos ingleses, el Barcelona saltó al campo para hacer de su compleja simplicidad, un concierto de toques, perfectos ejercicios de geometría --movimientos triangulares, circulares, gol anotado en la escuadra izquierda de Van der Saar por Villa-- y gestos de lealtad y respeto por el compañero: Xavi entregando el cintillo de capitán a Puyol apenas éste ingreso a falta de cinco minutos para el final, y Abidal, recibiendo del capitán histórico el mismo cintillo para que sea él quién reciba el trofeo orejón de esta Champions League, en tributo a su lucha por la vida, superando un tumor y volviendo a pisar la grama para formar parte de este cuadro memorable que a estas alturas pone la firma de ser el mejor de todos los tiempos, por fútbol, talentos personales, virtuosismo, laburo en equipo, pero primero, calidad humana como punto de partida para todo lo demás.

El Barsa es demasiada cosa para este planeta pulverizado por las guerras y combates de todos los tamaños en que la adicción por el poder supera todas las adicciones que podamos conocer, producto de la vocación del hombre por el placer, porque en este caso, el placer pasa por el cuidado del cuerpo, por su preservación y potenciamiento para correr y desplazarse, para jugar y divertirse. ¿Qué mensaje de paz y concordia más poderoso en estos tiempos descarnados, podría equipararse al que nos envían sistematicamente los blaugranas, rindiendo siempre a la altura de su preparación y de su incondicional devoción por la pelota?

Lo de Barcelona pasa por la insoportable lucidez de Guardiola, el incontrolable talento de Messi y la conciencia colectiva de un puñado de futbolistas que nos devuelven a las raíces: Jugar es tocar, jugar es amagar, jugar es gambetear, jugar es asistir o hacer pase-gol, jugar es ir hacia atrás para intentar cuantas veces sea necesario, desde la línea de fondo comenzar una nueva jugada en el que la entrega de la pelota pueda ser tan vistosa y vitoreada como la traslación obsesiva y alocada de cualquier individualista.

El Barcelona, en gran medida construído desde la cultura de propuesta ofensiva instalada por Johan Cruyff como jugador y técnico, rinde tributo a esa certeza ahora sí indiscutible de que jugar bien, jugar lindo, jugar bonito, jugar vistoso está indisolublemente adherido al objetivo de ganar. Jugar bien y ganar, nos lo ha demostrado nuevamente este grandioso equipo, tienen que ser la misma cosa y no como durante más de treinta años quisieron separar maliciosa y utilitariamente los amantes de la fealdad y la pura eficacia.

lunes, 9 de mayo de 2011

Obama camina seguro a la reelección

Como dije en el anterior artículo, la de Bin Laden es una desaparición. Las dudas sobre su ejecución suman y siguen, pero no importa establecer con exactitud la verdad en tanto las audiencias le han creído a Obama, cosa que le permite subir once puntos su popularidad y consecuentemente haber inaugurado con rimbobancia de comando de élite el trayecto para buscar permanecer en la Casa Blanca hasta 2015.

Hay un mundo antiimperialista por antonomasia, y hay otro conservador-liberal rabiosamente individualista que sueña con la casita propia, el auto a la puerta y el perro con pedigrí a los pies de la cama del niño pequeño de la familia. Es en este último que se respira tranquilidad antiterrorista a salvo del fundamentalimo islámico, por lo menos durante estas semanas que nos llevan a superar en unos días la mitad de 2011.

Es en ese mismo habitat confortable en el que permanece George W. Bush al que muy pocos consideran un verdadero exterminador, un terrorista de Estado y un lobista abominable que ha sabido agradar durante el ejercicio presidencial a sus amigos tejanos que producen petróleo y trafican armas.

Hay un mundo politicamente correcto, abominable, vomitivo, bien envuelto en formas mercadotecnicamente vistosas, en ese mundo se habla de la defensa de la libertad y la democracia por sobre todas las cosas. Hay este otro mundo que es pobre, harapiento, revoltoso, indignado en el que conviven la miseria, las enfermedades infecciosas, el no acceso al conocimiento y la falta de trabajo, en el que la democracia tendrá verdadero sentido si sus tomadores de decisiones lo encaminan por los siempre obstaculizados senderos de la equidad y el bien común. Por ahora los desheredados de la tierra no encajan ni en el capitalista salvaje, ni en el de la tierra prometida.

martes, 3 de mayo de 2011

El inmaculado orden establecido

Varios acontecimientos de alto voltaje simbólico concurren en 72 horas: La nueva boda real británica, la beatificación de Juan Pablo II y el operativo militar mediático que ejecuta la desaparición de Osama Bin Laden. Los tres hechos convergen en la defensa, la preservación y el afianzamiento del orden establecido. La boda del Príncipe, hijo de Carlos y la también desaparecida Diana, reafirma la vigencia de la corona con el aditamento de que en estos tiempos es bueno recordar que ya se admiten plebeyos en las casas reales. El inicio de la ruta hacia la Santidad de Juan Pablo II anuncia la fortaleza católica a través de uno de los papas más populares y queridos, aquél polaco que condenó sin titubeos la teología de la liberación abanderada por curas como Leonardo Boff y Frey Betto. El operativo de la dizque eliminación de Bin Laden reafirma que la realidad es hoy una combinación de actos y virtualidad: Aunque Osama no haya muerto, Osama está muerto, eso es lo que importa, es decir, la credibilidad del anuncio es más importante que la comprobación de la veracidad del hecho y las conjeturas dificilmente desportillarán la perfecta alocución del Presidente Obama que aparece frente a un atril, informa al mundo y se da vuelta para caminar por un pasillo de ingreso de la Casa Blanca sin que ningún elemento perturbe la limpidez audiovisual con que se ha producido el mensaje.

No es poco lo que ha sucedido en estos días que rematan con la conmemoración de la Masacre de Chicago. Involucra a gran parte de los habitantes del planeta. Desde lo religioso envuelve a protestantes, católicos y musulmanes. Desde lo geopolítico, el mundo árabe convulsionado de Egipto hasta Siria, vuelve a quedar bajo la aplastante eficacia del Imperio. Desde la lógica de la tensiones que provoca la unipolaridad estadounidense, el presidente de los Estados Unidos consigue el doble efecto de reposicionar la bandera de barras y estrellas para todo el globo y aplaca las iras internas, producto de su crisis económica todavía no superada.

El orden establecido ha sido debidamente fumigado y engrasado para que sus rodamientos no vuelvan a tropezar con imprevistos como Wikileaks. Que Irán y Corea del Norte sean una amenaza permanente, y que los revoltosos latinos Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua estén fuera del libreto es un asunto que la CIA, ahora con su director promovido a Secretario de Defensa, Leon Panetta, se están encargando con un método que consideran igualmente eficaz: Que las corruptelas y el faccionalismo generen autodestruccíón, esto es, que los procesos políticos internos se carcoman por dentro, por lo menos en los casos de Rafael Correa y Evo Morales. Por ahora no tienen necesidad ni siquiera de patalear por la permanencia de USAID en nuestro país, ya que es suficiente con que la incoherencia y la falta de calidad en la gestión funcionen para que eso sea amplificado por un aparato mediático que ya hizo lo suyo en 2008 en el intento de derrocar al gobierno de unos movimientos sociales que ya no exhiben la unidad monolítica e inexpugnable a partir del gasolinazo de diciembre y el conflicto salarial con una Central Obrera en gran medida desmarcada.

Hace un par de años dije en este mismo espacio que Barack Obama era el Presidente del Mundo. Hace cuarenta y ocho horas que ha vuelto a recordarnos que esto es cierto y que el planeta por más esfuerzos que haga con distintas lógicas y ritmos por buscar una multipolaridad que modifique la correlación de fuerzas, no podrá conseguirlo mientras las maquinarias institucionales de nuestros países sean tan endebles y permeables a cualquier disfunción. Estados Unidos usó a la OTAN, Francia e Inglaterra para arremeter contra Khadafi, se limitó a mirar de palco lo acontecido con Mubarak en Egipto y así como interviene en nombre de la paz y la democracia en algunos lugares, en otros fomenta o participa de masacres a poblaciones civiles cuando conviene a sus intereses de monitoreo que le permite seguir en el acaparamiento de los recursos naturales para el funcionamiento de su territorio y para el dominio del orbe, que son la prolongación que da sentido a su vocación imperial.

En Times Square, Nueva York, el patrioterismo celebratorio por la "muerte" del supuesto autor del atentado contra las Torres Gemelas es parecidísimo a cualquier otro operativo propagandístico para efectos de beneplácito en la reafirmación de identidades y aspiraciones. Bin Laden, estandarte del lado oscuro de la fuerza ha sido eliminado, y Juan Pablo II, polaco anticomunista y víctima de la segunda guerra mundial ha sido puesto más cerca de Dios veinticuatro horas antes. En el "choque de civilizaciones", en esta nueva batalla de generación de percepciones, el Occidente ordenado y pacífico, amante de sus tradiciones y sus "valores" vuelve a dejar entre hilachas al Oriente fanático, violento, desquiciado y terrorista. El Imperio ha superado el sismo en el que se debatíó durante un año.

martes, 26 de abril de 2011

Este blog cumple cuatro años

Comencé el 26 de abril de 2007. Tengo archivados doscientos artículos de los cuales una buena parte están referidos al proceso político vivido con la llegada de Evo Morales al gobierno y con el triunfo de la nueva Constitución Política del Estado. También pueden encontrarse textos sobre hechos mundiales significativos y algunos sobre fútbol, esa inagotable fuente de escritura y especulación.

En este tiempo me ha sucedido de todo: Desde una participación periodística televisiva muy intensa entre 2008 y 2009, hasta un atraco que me despachó al quirófano y me condujo a empezar a mirar y actuar con algunos recaudos.

He publicado una gran cantidad de comentarios que van desde la reflexión teórica hasta el machismo más salvaje y execrable con textos invasivos a mi vida personal.

Uno se expone a recibir opiniones de todas las cataduras en un espacio como éste. Voy a continuar y ahora voy en camino de la diversificación de los servicios. Haré un blog con vínculos, fotografías, espero que casi diario. Será a partir de julio. Gracias a los que consideran este lugar un referente informativo y de lecturas de los aconteceres. Sigo llevando el periodismo en las venas.

viernes, 15 de abril de 2011

¿Informados o cultos?

Cultos eran nuestros abuelos con su morral enciclopédico desprovisto de muletas tecnológicas como las de hoy. Eran hombres versados en materias específicas, pero seguramente con una respetable "cultura general". En la era del Internet, el ipod, los celulares, la simplificación del tiempo para acceder a la información ha permitido ensanchar los espacios. En menos tiempo diario que el de antes, podemos acceder a una mayor cantidad de datos en simultáneo.

El terrícola cuando posee las coordenadas necesarias es un hombre informado en multidimensión y tiene facilidades hasta hace veinte años inimaginables de profundizar los temas que le permitan comprometerse con el planeta o ponerse a resguardo de él, según como entienda su presencia en el mundo.

Japón y su triple desastre --terremoto/tsunami/radiación atómica, Libia y el sátrapa Khadafi, Perú y el triunfo de Humala, sigo esos temas a través de la red y la televisión internacional, pero como los tres temas son igualmente importantes según mi óptica, me abstengo, por hoy, de opinar hasta que se diluciden los acontecimientos . No soy culto, ya no puedo serlo con la nueva velocidad del planeta, pero sí me obligo a ser lo mejor informado posible, por oficio y porque no creo en el individualismo que tritura los lazos y la solidaridad.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Sismo en el Imperio

Querían embadurnar a Evo Morales con los negocios del Gral. Sanabria. Para tal propósito, resultaban muy útiles los pasos en falso y las torpezas de operadores criollos, poseedores de poder político circunstancial. Fracasaron otra vez porque los antecedentes de Huanchaca, el narcoavión y los narcovínculos son demasiado contundentes frente a esta tontería cometida parece que por un aprendiz y no por un experto en inteligencia y lucha contra el narcotráfico.
El sismo en el Imperio es de baja intensidad, pero sus réplicas se multiplican. Es probable que en el Departamento de Estado, en el Pentágono, en la CIA, USAID, DEA y demás agencias, ya esté claro que América Latina no es el oriente musulmán, el Africa famélica o el Asia de los tigres hipercapitalistas como la China que en nombre de la mundialización industrial y comercial ha metido bajo la alfombra su sórdida y sistemática violación a los derechos humanos. Comunistas con tufillo maoista y autoritarios para el control político, y neoliberales para los negocios, en otras palabras, los principios democráticos son menos importantes que las cotizaciones en las bolsas, como siempre fue, sólo que ahora se nota más.
América Latina tiene hoy, por una parte, a Ciudad Juárez, frontera con los Estados Unidos, que confirma que la mejor manera de preservar el tráfico ilícito de drogas es recubriendo con todas las protecciones posibles, la rentabilidad político-mercantil que permite su prohibición. Si se legalizan las drogas, todo los consumidores del planeta podrían obtener cocaína, marihuana, heroína y hachis a precios más accesibles, su potencial narcodependencia llegaría a tener protección legal-institucional, y quedaría eliminado el mayor dispositivo mundial de control político Centro-Periferies. Ni hablar entonces de jalar o esnifar en público, en un bar cualquiera, con policías protegiendo a los consumidores en las calles.
El doble discurso y el doble estandar, por otra parte, han sido evidenciados masivamente gracias a Wikileaks: Estados Unidos enarbola principios y hábitos políticos internacionales para el protocolo y las buenas costumbres por una parte, pero en realidad despliega sus tentáculos con tenebrosas maquinarías mercantiles como las de armas, las mismas drogas y ahora con la oferta cibernética de control y vigilancia cruzada a través de la web.
Con ese contexto internacional, mas las crisis económicas que todavía sufre Europa, los Castros, Morales, Chávez y Correas les resultan muy incómodos, insoportablemente incómodos, y por eso fabrican de cuando en cuando, montajes como el de Sanabria, engranajes bien aceiteados y mugrientos de la maquinaria de control planetario, si a ello se le suman las corruptelas de los oportunistas de nuestros países que impiden la construcción de institucionalidad y gestión eficiente, los gringos tienen mucho material con el cual operar.
Simultaneamente, las economías con altas y bajas funcionan, los negocios petroleros venezolanos no se caerán, los trastabilleos como los gasolinazos y los azucarazos terminan siendo ventarrones a superar, e incluso cipayos como Alan García pueden seguir optando por su política de negocios bilaterales con Estados Unidos, sin que eso resienta a los "duros" ya citados, mas el Brasil de Roussef, el Uruguay de Mujica e incluso el Paraguay del sitiado Lugo, país fronterizo que le regala asilo a tipos como Cossío, con serios indicios de ser uno de los más grandes corruptos beneficiado por la cosa pública boliviana en la última década.
Extinguido el caballo de batalla del comunismo, sigue cabalgando el del narcotráfico. A Estados Unidos no le queda otra que mantener y en lo posible propiciar su galope para preservar su manía certificadora unilateral cuando a estas alturas ya queda claro que Bolivia como país de transito por una parte, de producción por otra y de guarida de mafias internacionales por si fuera poco, tiene conexiones con el mercado europeo. La cocaína que se fabrica en nuestro país o la que circula por el mismo, va, en la actualidad, en porcentajes irrelevantes a los Estados Unidos, porque si hay hombres de negocios que saben de geopolítica y apertura de mercados son los narcotraficantes y para esa lucha la lógica DEA no sirve, la lógica imperial, para decirlo en breve, ha quedado anacrónica y desfasada.
La variable de los castigos de la naturaleza como el terremoto/tsunami/radiación atómica del Japón ha puesto en evidencia, por otra parte, que el obsesivo hiperdesarollo y la robotización de la humanidad pueden ser aplastados por la Madre Tierra con todas sus aguas y el enojo de Neptuno incluídos. Libertad para todo o equilibrio que facilite contrapesos sigue siendo un dilema que el salvajismo de la acumulación impide mirar con calma e incluso con instinto de supervivencia...solamente con las invasiones, las fabricaciones de enemigos fanáticos, los inventos de armas de destrucción masiva en manos de los "enemigos de la humanidad" pueden servirle hoy al Imperio si persiste en imponer su control político con una hipócrita carta de principios democráticos que nada más esconde esos monstruosos negocios que hacen a las mayorías, sobrevivientes de un mundo descarnado e instrumentalizado hasta el delirio.

viernes, 11 de marzo de 2011

Que la DEA sí nos vea

Hay que hacer una coraza inteligente, sólida y abrumadora contra las estratagemas imperiales que siguen apostando a usar la cocaína y su tráfico ilegal como mecanismo de control político y territorial en el planeta. Hay demasiados Sanabrias en el mundo que permiten a los agentes de las deas, cias y usaids a hacer su trabajo con miras a una medalla y al reconocimiento por servicios patrióticos prestados a la Nación. Y también hay muchos tontos útiles que en su fugaz paso por alguna instancia de poder empiezan a disparar sin discriminar quienes son los enemigos históricos y quienes los aliados de siempre, por más críticos e impugnadores que estos puedan tornarse circunstancialmente.
Bolivia está distraída con los derrumbes y los miles que han quedado sin techo. El mundo estaba espectante por una deseada caída del dictador Kadhafi en Libia, pero con el terremoto del Japón, la catástrofe se hace planetaria, y el mundo sigue su marcha con ese afán obsesivo del Imperio de intentar recuperar posiciones luego del puñetazo recibido de Julian Assange y Wikileaks, que ahora se sabe, se nutrió de las infidencias de un joven soldado del Ejército de barras y estrellas, seguramente hastiado con urdimbres tenebrosas como las de Irak y Afganistán.
Europa todavía no sale de la crisis económica, mientras Berlusconi se folla jovencitas inmigrantes menores de edad y quiere recuperar a Kaká para el Milan. Sarkosy va en busca de su reelección y mientras el mundo árabe se sacude por los masivos movimientos sociales que claman por democracia, ahora tenemos, otra vez, que por más hipertecnologizado que un país sea, puede desaparecer con 9 puntos de sismo en la escala de Richter.
El planeta está revuelto, pero el Imperio no descansa en su despliegue de tramas para pringar a indeseables que estorban y han interrumpido sus planes por continuar controlando y benificiándose de los recursos naturales y humanos que saquean aquí y allá por las buenas y por los malas.

viernes, 25 de febrero de 2011

Un error garrafal de Fidel Castro

No puede haber manera más estúpida de hacerle el juego al Imperialismo yanqui, que intentar justificar las conductas de autócratas excéntricos como Kadhafi. Lo ha hecho Fidel Castro desde La Habana hace 72 horas, mientras su amigo venezolano Hugo Chávez ha optado prudentemente por el silencio: Si alguien afín a tí se convierte en indenfendible, no pierdas la inmejorable oportunidad de permanecer callado. (Nota de edición: Chávez finalmente apoyó a Kadhafi afirmando que es su amigo y que Estados Unidos estaría preparado para una invasión).
Kadhafi es un cerdo. Kadhafi es un genocida, en algo se le parece Sánchez de Lozada, en eso, y en los negocios petroleros que hoy maneja desde Washington sonriendo desde una lejana cobardía ante los sueños ingenuos de quienes todavía creen que podrá ser extraditado a Bolivia.
Khadafi va a caer en Trípoli no sabemos si con las botas puestas o utilizando el artefacto preferido de los masacradores de sus propios pueblos, el helicoptero.
Leo "Orientalismo" de Edward Said que hace una puntillosa y abarcante interpretación de cómo occidente, sobre todo a partir de las visiones eurocéntricas y neocoloniales de ciertos intelectuales franceses e ingleses, decidió construír un imaginario tendencioso y sesgado sobre el mundo árabe, y llego a la conclusión de que estos, "los otros", percibidos a partir de esa construcción estigmatizadora, y en muchos casos caricaturesca --fanático, musulmán, suicida, desalmado, sanguinario según esas versiones-- van en camino de empoderarse para desalojar a los militares de opereta, reyezuelos enterrados en fortunas y demás sátrapas.
Ha sucedido felizmente en Egipto, está pasando en Libia, Yemén, Túnez, Barheim, Argelia, Marruecos y por eso Netanyhau declara preocupado desde Israel: a los sionistas se les está moviendo el piso.
Parece increíble, pero es cada vez más cierto que la unipolaridad armamentista y demencial de Bush está siendo contestada con hackers como Julián Assange, con multitudes populares que no quieren paternalismos de potencias que socapan a dictadores, sino simplemente democracia, libertad y pluralismo, y a este lado del charco, una cohesión sudamericana que obliga al señorito Obama a cuidar sus palabras cuando se trata de hablar de Bolivia, Venezuela, Ecuador, y en general de un subcontinente que por fin está entendiendo que hay que actuar en bloque para reducir los riesgos de quedar aplastados como hormigas, sea en defensa de nuestros recursos naturales o en las políticas correctivas e intervencionistas de las luchas antidrogas.
Castro se fue antes del poder porque su inteligencia privilegiada le hace vislumbrar una necesaria remoción de estructuras en Cuba. Por eso tiene a su hermano sentado sobre la silla como muñeco de ventrílocuo. Y ojo, que aquí ya no juegan los putrefactos gusanos atrincherados en esa nauseabunda Fundación Cubano Americana liderizada en algún momento por Jorge Mascanosa. En otras palabras, lo que indigna es que Fidel, por su obsesiva personalidad antiestadounidense les de migas para alimentar a egos reaccionarios como los de Montaner, Vargas Llosa o Apuleyo Mendoza que seguramente estarán preparando la tercera edición, aumentada y corrregida del "Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano."
Por razones que trascienden el culto a la personalidad y a la instalación de un pensamiento único, defendimos y defendemos Cuba ante ese Imperialismo yanqui que se empeña en no comprender que las coordenadas del planeta están cambiando. Esto no debe significar, sin embargo, obsecuencia o servilismo. Castro se ha equivocado de una manera horrible, y nuestra honestidad intelectual nos obliga a decirlo. Hacer silencio significaría complicidad y una absoluta falta de ética y solidaridad, por ejemplo, con los ciudadanos libios que están muriendo por recuperar a su país al territorio de la dignidad y la democracia.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Cobarde y racista

A propósito de mi breve nota sobre lo acontecido en Egipto, algún cobarde y racista, escondido, para variar, en el anonimato, me ha enviado un comentario llamándome "bolita imbécil" y diciéndome que lea historia, que soy un ignorante. El individuo no especifica a que se refiere exactamente --intuyo que le molesto lo de Moshe Dayan y la guerra de los seis días--.
El pretencioso quería que publicara su comentario. Quiero comunicarle que lo haré siempre y cuando se identifique. A estas alturas temo más al sionismo que al peor de los fundamentalismos musulmanes.

sábado, 12 de febrero de 2011

Todos somos egipcios

La multitud de El Cairo ha logrado derrocar al dictador Mubarak. El capitalismo salvaje tenebrosamente administrado por el imperialismo supranacional que usa lo mismo misiles que el doble estándar informativo (Wikileaks) seguirá chocando contra las fortalezas que produce la ira popular y la democracia de las calles.
No hay tráfico de armas, de drogas, de fabricación de enfermedades para inflar el negocio farmaceútico,espionaje hipersofisticado o mentes brillantes para montar espectáculos monstruosos como el de las Torres Gemelas que puedan detener a las masas que respiran hoy esperanzadas por los poros de sus derechos elementales e irrenunciables.
Alienta y estimula que miles de jovenes egipci@s se hayan constituído en artífices de esta gran victoria que marca el inicio de un proceso que comienza a desplegarse (Túnez, Yemén) por el azotado mundo árabe donde el sionismo ha tramado las más sórdidas estrategias desde que Moshe Dayan encabezara la guerra de los seis días.
Egipto es la nueva confirmación de que el mundo es en esencia multipolar, a pesar de la obsecación de los jerarcas del Departamento de Estado, el Pentágono y las transnacionales del petróleo.

domingo, 30 de enero de 2011

Encontrar a los culpables del derrumbe en Santa Cruz

No habrán sobrevivientes. Un edificio de diez pisos que se desploma intempestivamente es el resultado de alguna irresponsabilidad o por lo menos de un error de cálculo imperdonable. Durante la última semana, el periodismo boliviano, sobre todo el televisivo, ha confirmado que de profesional tiene...nada. Registro del drama, construcción de melodramas a partir de familiares que se largan a llorar, como es previsible, frente a micrófonos y cámaras, pero sobre las preguntas básicas del por qué de la tragedia...nada.
Aquí hay en juego una veintena de vidas, una construcción mal erigida, unas disposiciones municipales parece que transgredidas y un periodismo cómplice que no pregunta por que no sabe en unos casos o porque prefiere mirar para otro lado si aplicamos eso de "piensa mal y acertarás".
Hay que dar con los culpables, hay que ir al tuétano que originó este desastre que nos confirma como país que no previene y solamente sabe llorar sobre los escombros.

miércoles, 12 de enero de 2011

17 de octubre de 2010

"Si quiero me toco el alma, pues mi carne ya no es nada"
Barro tal vez, Luis Alberto Spinetta
Dormitaba bajo el mangal de "El Misionero" de Concepción y no sé si desperté o sucedió dentro del sueño: El hiriente verdor del árbol me sacó de una prematura siesta matinal luego de haber celebrado la felicidad de querer tanto a Susana la noche anterior. La imagen del árbol me condujo a preguntarme con naturalidad y liviandad: ¿Y si me muero ahora? Pasaron unos minutos, me levanté de la hamaca y comencé a caminar por el corredor, de regreso al dormitorio, y mientras Camila, Sebastián y María pasaban por un lado y otro de mí, entretenidos cada uno en sus afanes de primera hora, sentía que no sentía, percibía a todos y a todo "desde afuera" como si los estuviera observando desde otra dimensión y con la absoluta conciencia de que no estaba ahí, de que había quedado levitando sobre la cerámica roja.
No puedo describir la sensación de incapacidad física que me producía el hecho de sentir que mis hijos no me veían, que yo espectaba como un fantasma sus idas y venidas en el patio y a pesar de que les hablaba y me respondían, la información cerebral me insistía: No estaba. Ingresé a la ducha y cuando cerré el grifo para salir y secarme, sentí que me había vaciado y volvió a mi cabeza la misma pregunta ¿y si me muero ahora? Sentí frío y despojo del cuerpo, salí lloroso en busca de mi mujer, me abracé y le describí lo que me había sucedido con testimonio de pánico. Experta en la materia por haber estado tecnicamente al otro lado por una peritonitis, hacían diecisiete años, me esclareció: Te relajaste mucho, tu ajayu empezó a volar, tu espíritu se fue por un rato.
Salimos a dar una vuelta en barcaza por la Represa, una pequeña laguna a pocos minutos del centro del pueblo, y mientras la recorríamos en una lancha, todos a mi alrededor sentían placidez por el paseo, menos yo, que seguía impresionado y tembloroso con la marcada sensación de que veía a todos mis semejantes mortales desde una especie de ventana abierta entre nubes. Miedo ingobernable a la muerte es lo que sentí durante aproximadamente un par de horas.
Un nítido recuerdo de niño me dice que frecuentaba soñar intencionadamente que podía saltar como con garrocha y quedarme en el aire para volar por bosques y ciudades, por altos edificios y escenografías descomunales, sentía que mi imaginación podía conducirme por los cielos, pero al mismo tiempo, intuía que debía controlar mis delirios aéreos por la razón que impone la corporeidad terrenal, para no irme definitivamente, para no perderme, para no quedar irremediablemente desconectado.
Estaba y no estaba. Estuve y no estuve. Se entrecruzaron el sueño y la vigilía de mi conciencia. No tengo dudas que se produjo una separación del cuerpo y la energía, hasta que por la tarde de ese mismo 17 de octubre, un amigo en asuntos extrasensoriales, experto botánico en todas las especies de nuestra biodiversidad en la Chiquitanía, me dedicó quince minutos de su concentración para quitarme el pánico y volverme a poner el aura y sus menudencias en su lugar.
Se cumplia exactamente un año del traumatizante atentado que sufriera en La Paz, cuando fuí atracado y terminé con la clavícula rota, un estallido de fracturas en el pómulo izquierdo, un diente arrancado de su sitio y el resto de la dentadura superior en calidad de teclas de piano mal afinado. Se cumplían siete años de la caída de Sánchez de Lozada.
Acabo de ver la última película de Clint Eastwood, --"Más allá de la vida"--, y su sabiduría narrativa y experiencia para dirigir actores, hicieron que en las dos horas y media en la sala oscura se me devolviera una paz interior que no había logrado experimentar en tres meses, luego de dormitar debajo ese mangal tan alivianado por la confusa sensación de bienestar que permite el acostarse en una hamaca.
Han transcurrido tres meses luego de aquella extraña experiencia. Cuando camino por la calle, siento a veces leves mareos, que según me han explicado algunos expertos, son nada más que producto de la autosugestión y el nerviosismo.
Todos los días tengo presente que la muerte puede visitarnos en cualquier momento, el rato menos pensado como dice el lugar común. Esa conciencia, ahora cada vez mejor manejada por mi experiencia y mi voluntad de tener siempre fusionadas la inteligencia y la sensibilidad me lleva a comprender con mayor benevolencia cómo tantos eligen el camino de debatirse por asuntos humanos y mezquinos, en la medida en que la mezquindad y la pobreza espiritual definen las insignificantes formas de ser de quienes viven de omnipotencia y una falsa invulnerabilidad.
Estoy aquí y agradezco a todos los dioses y las fuerzas espirituales y energéticas por esta irrepetible experiencia de vivir, con la absoluta certidumbre, ahora sí, de cuan pasajeros y minúsculos somos todos.

martes, 4 de enero de 2011

Lula

El gran jugador de la política contemporánea es un ex obrero metalurgista, sin credenciales académicas, sin pergaminos profesionales, sin pretensiones intelectuales. Se ha marchado para casa luego de dos gestiones presidenciales con el 89 por ciento de popularidad, con miles de brasileños y brasileñas despidiéndolo con lágrimas y agradecida emoción. Nadie osa hablar mal de Lula en Brasil. Ni los terratenientes más conservadores y retrogrados.
Hincha del Corinthians, dicharachero libador de whisky, se llevó bien con Dios y con el Diablo como ningún otro --Dios y el Diablo en la tierra del Sol fue un peliculón vanguardista de Glauber Rocha en los 70--, cediendo con sagacidad algunas presiones de centro y centro derecha, privilegió sin dubitaciones una política social integral rematada con una intervención policial agresiva y rotunda en las favelas narcotraficadas de Río de Janeiro.
Si amábamos Brasil por su música, sus músicos, su juego, su televisión de vanguardia periodística y registro de testimonio social y creatividad telenovelesca asentada en su identidad cultural...si amábamos Brasil por su espiritualidad sincrética de orishas y santos católicos...si amábamos Brasil por la calidez de su gente y su inimitable espíritu de celebración...amamos hoy más a Brasil porque ha encabezado con la inteligencia y el poder visionario de Lula, el reposicionamiento de Sudamérica al que ahora el imperialismo yanqui mira con recelo y con una prudencia que nunca antes sucedió, porque como andábamos por separado, vulnerables a los negocios transnacionales y a las fuerzas militares funcionales a los designios del Pentágono no había caso.
Brasil es mejor hoy gracias a la conducción de Lula. Volverá este gran líder, este Estadista con aptitudes naturales para conducir a ese gigante, volverá no sé si para ser presidente, pero seguro que para convertirse en el gran anfitrión de la Copa del Mundo 2014.
Hay que copiar a Lula, porque la clonación en este caso es imposible. Lula hay uno sólo y es que en el planeta hay un sólo Brasil.

lunes, 3 de enero de 2011

Tantas cosas creativas que podríamos hacer

Enfrascados en la política. Metidos en una botella color ambar llena de formol. Atascados, sin aire, sin voluntad para volar hacia otros lugares de la imaginación y la creatividad, no podemos continuar dejándonos ganar por el maniqueismo político que nos taladra y amenaza con no marcharse cual huésped indeseable durante este naciente 2011.
Ustedes son los malos, nosotros somos los buenos, si están con nosotros son de izquierda, si se pelean con nosotros son de derecha, no importa que les hayamos reconocido sus virtudes y sus haceres en tiempos de alianza, todos menos nosotros son neoliberales, terratenientes, reaccionarios, mañudos, oportunistas...nos merecemos esta cantaleta?
Ustedes son autoritarios, ustedes han instalado la persecución política, ustedes se dicen de izquierda y son iguales que los neoliberales...nos merecemos esta otra cantaleta?
A esta machacona y atocigante contienda contribuyen unos medios de comunicación poblados por una banda de ex animadores de fiestas disco, que de historia y explicaciones sesudas de lo que es Bolivia saben muy poco.
Hay otros sitios para visitar, de los cuales nutrirse, con los que se puede aprender a diario. Rechacemos, sin desentendernos de la "gran agenda nacional", la estupidez, la adjetivación sin sentido, la esquematización de todo. Digamosle hasta aquí llegaste al ensoberbecido por el poder que nos quiere meter el cuento que gobierna con las instrucciones de los movimientos populares, pero que en realidad lo hace con las recetas de los tecnócratas de siempre, infiltrados, mimetizados, instalados allí como cáncer inextirpable.

Ahora podemos intercambiar ideas por Twitter

Desde el 1 de enero de 2011 estoy en Twitter. Mi dirección es @jpenalozabretel, una vez ingresan en el sitio. Las reglas de esta red social nos obligan a los ciento cuarenta caracteres como máximo. Puede ser una experiencia interesante, muy ágil y enriquecedora. Están invitados a sumarse todos quienes siguen este blog, es muy sencillo registrarse.

sábado, 1 de enero de 2011

La soberanía popular boliviana

Evo Morales consiguió el 64 por ciento de la votación para que continuara como presidente, pero nadie le dió poderes ilimitados para tomar decisiones y esto quedó rotundamente claro cuando la gente se volcó a las calles de las capitales de departamento el jueves 30 de diciembre para manifestar indignación y repudio por el gasolinazo, más shoqueante que todos los anteriores, por los porcentajes de incremento en los carburantes.
Tenemos que seguir confiando en el presidente porque rompió la lógica de la racionalidad económica, privilegiando los reclamos populares, para seguramente reconducir de manera progresiva e integral la política de precios de la gasolina, el diesel y los combustibles de consumo masivo.
Los alteños nos recordaron su heróico enfrentamiento contra Sánchez de Lozada. Han defendido a los pobres de toda Bolivia, y han puesto en evidencia que eso de "mandar obedeciendo" no podía quedar en la retórica electoral.
El empoderamiento popular se hace hoy más nítido. Quedaron en evidencia los técnicos de pacotilla que podían haberle ocasionado un desastre político e institucional al país. El próximo paso es esperar que el presidente admita las dimisiones de por lo menos la mitad de su equipo de ministros que han demostrado con creces su falta de sensibilidad política y su indolencia con la precariedad en la que vive gran parte de nuestra población. Que se vayan esos y que se vayan los ladronzuelos oportunistas incrustados en la administración de la cosa pública.